EFEMadrid

El Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) ha mostrado esta semana las preferencias de gobierno de los españoles tras las elecciones generales en un barómetro que incluía preguntas cuestionables y al que acompañaba una nota de prensa con interpretaciones de resultados marcadas por la polémica.

El comunicado del CIS definía como mayoritaria entre los españoles la apuesta por un Gobierno del PSOE en solitario, pero la opción preferida en el sondeo (un 45,2 % de los encuestados) es un Gobierno de coalición entre varios partidos y, de ellos, un 34,1 % se decanta por un Ejecutivo socialista con Unidas Podemos y el apoyo de partidos no independentistas.

¿DE DÓNDE SALEN LAS CONCLUSIONES DE LA NOTA DE PRENSA?

El CIS acompañó su barómetro, realizado entre el 1 y el 11 de mayo, justo después de los comicios del 28-A, con una nota de prensa encabezada por el siguiente titular: "La mayoría de los encuestados prefieren un Gobierno del PSOE en solitario".

Pese a esta afirmación, el sondeo refleja, en sus respuestas a la pregunta 16, que los partidarios de un gobierno de coalición son más numerosos que quienes prefieren un Ejecutivo socialista en solitario.

Ya en el texto del comunicado, el CIS asegura que "la mayoría de los españoles (un 44,1% del total de encuestados) piensan que en estos momentos debería gobernar el partido que ha obtenido más votos y escaños en las elecciones o el PSOE en solitario con acuerdos puntuales, a bastante distancia de los que prefieren una coalición del PSOE con Unidas Podemos y los partidos nacionalistas no independentistas (16,2%)".

Sin embargo, en el sondeo, el número de encuestados que prefiere que gobierne "el partido que ha obtenido más votos y escaños, aunque no tenga mayoría absoluta en el Parlamento" no es el 44,1, sino el 38,2 % (segunda opción, por detrás del Gobierno en coalición).

Pero el CIS suma a ese porcentaje otro dato extraído de la pregunta siguiente, a pesar de que está dirigida exclusivamente a los partidarios de una coalición.

Al ser preguntado ese colectivo sobre "¿Qué coalición de Gobierno le gustaría a Ud. que se hiciera, teniendo en cuenta los resultados de las elecciones generales del 28 de abril?", el porcentaje más alto (34,1 % de ese grupo) elige la respuesta "Un Gobierno del PSOE y Unidas Podemos con apoyo de partidos nacionalistas no independentistas, con las abstenciones necesarias".

Junto a otras alternativas de coalición, también figura en este apartado la opción de "un Gobierno del PSOE en solitario con apoyos puntuales de otros partidos". Y es esta respuesta, que, paradójicamente, elige un 7,9 % de los partidarios de un Gobierno en coalición, la que tiene en cuenta el CIS para ampliar el porcentaje de los partidarios de un Ejecutivo monocolor.

Además, puede inducir a error el hecho de que las dos primeras opciones entre las que se da a elegir al total de encuestados no son excluyentes entre sí: Que gobierne "el partido que ha obtenido más votos y escaños, aunque no tenga mayoría absoluta en el Parlamento" no es incompatible con que lo haga mediante la fórmula de "una coalición de Gobierno entre varios partidos".

Finalmente, solo se podría afirmar que "la mayoría de los encuestados prefieren un Gobierno del PSOE en solitario" si, en lugar de comparar el porcentaje de partidarios de que gobierne el partido más votado (38,2 %) con la alternativa "coalición de Gobierno" (45,2%), se compara con cada una de las distintas opciones desglosadas de ella en la pregunta siguiente: Coalición con Unidas Podemos, con Ciudadanos...

¿SE PUEDE APOYAR A LA VEZ UN GOBIERNO DE COALICIÓN Y MONOCOLOR?

En el cuestionario del sondeo, el CIS repregunta a quienes ya se habían decantado por "una coalición entre varios partidos". Y la primera opción de respuesta que les ofrece en esta nueva pregunta (16.A), sorprendentemente, es la de "un Gobierno del PSOE en solitario con apoyos puntuales de otros partidos". ¿Tiene sentido esta aparente contradicción?

Lo cierto es que esta respuesta (la primera de un grupo de ocho, entre las que figuran coaliciones con Unidas Podemos, con UP más independentistas, con Ciudadanos, con Cs más Vox...) alude a una "coalición legislativa", no a una coalición de gobierno, pese a que era sobre esta segunda fórmula sobre la que se planteaba explícitamente la pregunta.

El "gobierno de coalición" es aquel "surgido en virtud de un pacto entre fuerzas políticas y por el que éstas, generalmente en proporción a su importancia, concurren a la formación del Gabinete", según el "Diccionario de Términos Electorales y Parlamentarios" de José María Gil-Robles y José Pérez-Serrano.

La coalición puede ser fruto de un acuerdo electoral o producirse tras las elecciones, en el seno del Parlamento, explican los autores en este conocido manual, publicado en 1977.

Normalmente se recurre a esta fórmula de gobierno cuando una sola fuerza política carece del número suficiente de diputados, precisan.

Otra cosa muy diferente es la "coalición legislativa", un concepto con el que la literatura política actual define a la unión de varios grupos políticos para sostener un gobierno aunque el Ejecutivo esté integrado por un solo partido.

"Está la coalición legislativa que sostiene al gobierno en el poder y la coalición ejecutiva -la unión de partidos que integran el gobierno", describen los politólogos Ian Budge y Michael Laver, expertos en el estudio de las coaliciones de gobierno.

Así, la constitución de un Gobierno del PSOE con apoyos parlamentarios a la que se refiere el enunciado de la respuesta encaja exclusivamente en esta fórmula de "coalición legislativa" y no puede ser considerada un Ejecutivo de coalición.

UNA REFORMA INNECESARIA DE LA CONSTITUCIÓN

El CIS formula a los encuestados la siguiente pregunta (la número 28 del barómetro): "¿Cree Ud. que habría que reformar la Constitución Española, para prescindir del requisito de la mayoría absoluta, para elegir el presidente del Gobierno en el Parlamento español?". Un 42,6 % contesta que sí, que habría que reformarla, pero la pregunta plantea una necesidad inexistente.

La Constitución Española ya contempla la posibilidad de que el candidato a la Presidencia del Gobierno sea elegido por mayoría simple en segunda vuelta en el Congreso de los Diputados. Por ello, no es preciso reformar la Carta Magna para "prescindir del requisito de la mayoría absoluta".

Una vez renovado el Congreso y después de que el rey, tras consultar a los grupos con representación parlamentaria, haya propuesto a un candidato a la Presidencia del Gobierno, el aspirante debe solicitar la confianza de la Cámara Baja.

"Si el Congreso de los Diputados, por el voto de la mayoría absoluta de sus miembros, otorgare su confianza a dicho candidato, el Rey le nombrará Presidente. De no alcanzarse dicha mayoría, se someterá la misma propuesta a nueva votación cuarenta y ocho horas después de la anterior y la confianza se entenderá otorgada si obtuviere la mayoría simple", dispone el artículo 99 de la Constitución.

FUENTES:

- Barómetro del CIS de mayo de 2019.

- "Diccionario de Términos Electorales y Parlamentarios".

- Artículo "The policy basis of government coalitions: a comparative investigation", publicado en el British Journal of Political Science.

- Constitución Española