EFEViena

El presidente de Austria, Alexander Van der Bellen, anunció hoy que no ratificará el acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y Canadá (CETA) hasta conocer el dictamen del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) sobre ese tratado.

La razón de retrasar la firma son las dudas sobre si algún aspecto de ese pacto vulnera las leyes europeas, explicó Presidencia en un comunicado.

"Existen dudas sobre si los tribunales arbitrales cumplen con la legislación de la UE. Si el TJUE decide que el CETA es compatible con la legislación de la Unión Europea, firmaré el tratado inmediatamente", afirmó Van der Bellen.

Bélgica solicitó el año pasado al Tribunal de la UE que dictamine si el CETA es compatible con los derechos fundamentales del bloque, y de forma específica, la labor de la Corte Permanente de Arbitraje para solventar litigios entre inversores y Estados.

En su petición, Bélgica pide que se analice si esa corte vulnera el derecho a una justicia independiente e imparcial y afecta a la competencia exclusiva del TJUE como intérprete del derecho comunitario.

El CETA ha entrado en vigor de forma provisional, pero necesita aún la ratificación de los parlamentos naciones de todos los Estados miembros para que sea aplicado de manera definitiva.

Van der Bellen recordó que, además de Bélgica, otros países como Alemania y Holanda han decidido retrasar la ratificación hasta conocer el dictamen del tribunal europeo.