EFERoma

El presidente de la Asamblea municipal de la capital italiana, Marcello De Vito, miembro del Movimiento 5 Estrellas (M5S), fue arrestado junto con otras tres personas bajo la acusación de corrupción en una investigación por la construcción del nuevo estadio del equipo de fútbol del Roma.

Según los medios italianos, este importante miembro del M5S en la capital recibió dinero del empresario Luca Parnasi, propietario de los terrenos donde se iba a construir el estadio, y ya detenido en el curso de esta investigación.

De Vito, según los fiscales de Roma Barbara Zuin y Luigia Spinelli, también estaría implicado en la recalificación del área del exmercado general de Roma y en la construcción de un hotel en la exestación del barrio de Trastevere.

Los medios de comunicación italianos publican la transcripción de las escuchas telefónicas del pasado 9 de febrero entre de Vito y su abogado Camillo Mezzacapo en la que éste último le aconseja que "aprovechen esto porque es difícil que vuelva a pasar" y que les quedan "unos dos años".

Estas conversaciones se produjeron después incluso de la detención en junio de 2018 de nueve personas acusadas de corrupción en la edificación del nuevo estadio del Roma.

Entre estas estaban el presidente de la compañía energética ACEA, Luca Lanzalone, y el dueño de la compañía de construcciones Eurnova, Luca Parnasi, y sus colaboradores Luca Caporilli, Simone Contasta, Naboor Zaffiri, Gianluca Talone y Gianluca Mangosi.

Según la Fiscalía, la red de corrupción involucraba a miembros de importantes compañías de constructores, políticos del Movimiento 5 Estrellas, Forza Italia y Partido Demócrata, además de miembros del Ayuntamiento capitalino.

El líder del Movimiento 5 Estrellas, Luigi di Maio, comunicó la expulsión inmediata de De Vito del partido.

Mientras que los miembros del Partido Demócrata (PD) en el ayuntamiento de Roma han pedido la dimisión de la alcaldesa, que pertenece al M5S, Virginia Raggi.