EFELisboa

El presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, hizo hoy un llamamiento a la "humildad cívica" para lograr convergencias y al "refuerzo de la credibilidad" de las instituciones en su discurso con motivo de la conmemoración del 107 aniversario de la instauración de la República.

Cuatro días después de las elecciones municipales lusas, el presidente subrayó que conmemoraciones como la de hoy deben servir de "ejercicio de humildad cívica" con vistas a la consecución de convergencias.

"No hay éxitos eternos ni reveses definitivos", añadió el jefe del Estado, después de afirmar que los protagonistas en una democracia política deben tener visión a medio y largo plazo.

En el discurso que pronunció en la plaza del municipio de la capital lusa, el presidente destacó la grandeza de la democracia lusa "asentada en la unidad nacional, razón de legítimo orgullo de todos nosotros".

Rebelo de Sousa mencionó un "poder local fuerte y próximo a las personas", que ha permitido un "refuerzo de la credibilidad de las instituciones locales, regionales y nacionales" portuguesas.

Además, instó a los portugueses a luchar por "una mayor independencia financiera, por una mayor creación de riqueza y de empleo (...) y por un combate más eficaz de la pobreza".

"Qué la crisis financiera y económica no regrese más", dijo.

Tras elogiar la labor de la justicia, seguridad nacional y fuerzas armadas, Marcelo Rebelo de Sousa concluyó con el recuerdo de que Portugal es una "democracia de más de cuatro décadas, una república centenaria y una nación con casi nueve siglos de historia".

Fernando Medina, alcalde de Lisboa, que precedió con su discurso al presidente de Portugal tras la izada de la bandera y el himno nacional, elogió la recuperación económica y el crecimiento del empleo en Portugal.

La efemérides de hoy recuerda la sublevación de los republicanos, que proclamaron la república y derogaron la monarquía el 5 de octubre de 1910.

Desde la instauración republicana, Portugal vivió una dictadura (1926-1974) hasta que recuperó la democracia con la Revolución de los Claveles el 25 de abril de 1974.