EFEBarcelona

El presupuesto del Parlament ha abierto una nueva brecha entre los dos socios del Govern, ya que JxCat ha votado, con Ciudadanos y PPC, unas cuentas que desagradan al presidente de la cámara, el republicano Roger Torrent, porque prevén subir el sueldo a los diputados y cercenan otras partidas.

El vicepresidente del parlamento catalán, Josep Costa (JxCat), es el responsable del área económica de la cámara y, por lo tanto, el encargado de supervisar que en los presupuestos -que redactan perfiles técnicos- se incluyen las partidas que ha acordado previamente la Mesa del Parlament.

Fuentes del espacio posconvergente aseguran que Costa trabajó en base a estos acuerdos previos pero que, cuando expuso las cifras ante la Mesa, Torrent le sorprendió expresando su discrepancia.

Sin embargo, fuentes de la presidencia defienden que lo que hizo el republicano fue pedir que se modificaran algunos puntos que no casaban con lo que se había pactado.

Concretamente, rechazó que se incremente el sueldo de los diputados en un 1,75 % y reclamó que se incluyan dos nuevas partidas, una para la difusión del 40 aniversario del restablecimiento del Parlament tras el franquismo, y otra para acoger una cumbre europea de parlamentos adheridos a la Francofonía.

En un primer momento, los únicos que se opusieron a estas dos últimas partidas fueron Ciudadanos.

Pese a las reticencias de ERC, a las que se sumaron PSC y comunes por distintos motivos, finalmente las cuentas se admitieron a trámite gracias a los votos de JxCat, Cs y PPC, y si no hay cambios de última hora se votarán mañana miércoles.

De hecho, se tenían que votar este martes por la tarde, pero las inclemencias meteorológicas han obligado a posponer el pleno hasta el miércoles por la tarde, y no se descarta que la sesión se tenga que aplazar de nuevo por la borrasca.

Fuentes de JxCat han llamado a aprovechar estas horas extra, gracia del mal tiempo, para negociar y buscar una vía que permita que los presupuestos salgan adelante con el voto favorable de ERC. Por ejemplo, han abierto la puerta a congelar los sueldos de los diputados y a destinar esos fondos a la mejora de la eficiencia energética del Parlament.

Por su parte, los republicanos ya han advertido de que se abstendrán si no se modifican los tres puntos mencionados anteriormente, y han descartado posponer la votación para dar más margen a la negociación.

Así las cosas, este miércoles podría verse en el Parlament una fotografía que evidenciaría -una vez más- la división en el seno de la Generalitat: JxCat haciendo piña con Ciudadanos y PPC para sacar adelante unos presupuestos del Parlament que desagradan a su socio de gobierno, ERC, que es quien ostenta la presidencia de la cámara.