EFEDublín

El partido nacionalista Sinn Féin pidió hoy al Gobierno de Dublín que se comprometa a celebrar un referéndum sobre la unificación de Irlanda si el Reino Unido abandona la Unión Europea (UE) sin un acuerdo.

La líder de esta formación con presencia en las partes británica e irlandesa de la isla, Mary Lou McDonald, volvió a plantear esta cuestión después de que la jefa del Gobierno de Londres, la conservadora Theresa May, decidió ayer retrasar una votación en Westminster por el rechazo de la cámara al pacto del "brexit".

McDonald aseguró que la suspensión de esa "importante votación" ha causado "mucha preocupación" en Irlanda del Norte y la República de Irlanda, cuyo Ejecutivo afirmó hoy que está intensificando sus planes de contingencia para hacer frente a un posible divorcio desordenado.

"Me gustaría saber hasta qué punto está el Gobierno (irlandés) preparando la transición constitucional y el referéndum sobre la unificación, porque creo que si hay un 'brexit' sin acuerdo el calendario avanzaría dramáticamente", dijo la presidenta del Sinn Féin.

El antiguo brazo político del ya inactivo Ejército Republicano Irlandés (IRA) ha indicado anteriormente que esta consulta podría celebrarse en unos cinco años, aunque podría adelantarse en vista de los últimos acontecimientos y el hartazgo de la ciudadanía norirlandesa con el "brexit", cuya mayoría lo rechazó en el referéndum de 2016.

McDonald señaló que abordará esta cuestión cuando hable por teléfono esta noche con May, quien prevé visitar esta semana varias capital europeas para tratar de reabrir el diálogo sobre el pacto del "brexit" y el jueves participará en la cumbre de líderes comunitarios en Bruselas.

A este respecto, la líder nacionalista recalcó hoy que el acuerdo de salida suscrito por Londres y Bruselas no puede ser renegociado, pues protege los intereses de las dos Irlandas y garantiza la invisibilidad de su frontera a través de la llamada salvaguarda o "backstop", el principal punto de discordia en Westminster.

El ultraconservador Partido Democrático Unionista (DUP), mayoritario en Irlanda del Norte y socio de May, el ala dura "tory" y la oposición laborista rechazan la salvaguarda porque entienden que otorga un estatus diferente a la región y pone en riesgo su relación con el Reino Unido.

El "backstop" establece que, si no hubiera un acuerdo comercial bilateral al fin del periodo de transición, en diciembre de 2020, todo el Reino Unido formaría una unión aduanera, pero la provincia Irlanda del Norte tendría un estatus especial más alineado con el mercado único europeo.