EFEBerlín

El aumento de los nuevos contagios por coronavirus en Alemania y el consecuente temor generalizado ante un nuevo parón de la vida pública ha frenado de forma notable en octubre el optimismo de los consumidores.

Tanto las expectativas económicas y de ingresos como la disposición a realizar compras han retrocedido, según refleja en su estudio de octubre el indicador mensual de la Sociedad para la Investigación del Consumo (GfK) publicado hoy.

Esta consultora pronostica para su indicador -elaborado a partir de la opinión de cerca de 2.000 encuestados y que mide la confianza de los consumidores- una bajada de 1,4 puntos de los 1,7 negativos de octubre a los 3,1 negativos de noviembre.

"El vertiginoso aumento de contagios llevan a endurecer las restricciones relacionadas con la pandemia. Además crece el temor a un nuevo parón de la vida pública si la situación en los próximos meses de invierno se descontrola", señaló Rolf Bürkl, experto en consumo de la GfK.

Así, la "fuerte recuperación de la confianza de principios de verano de este año queda interrumpida y vuelve a decaer el ánimo", agregó, y precisó que a ello a contribuido también la creciente tendencia al ahorro en octubre.

El 74 % de los consumidores parten de la base de que la covid-19 representa una amenaza entre grande y muy grande y alrededor de la mitad -el 51 %- está entre preocupada y muy preocupada por su futuro personal, según una encuesta de la GfK realizada entre el 15 y el 18 de octubre entre mil personas de entre 18 y 74 años.

La consulta destaca que estos resultados nunca han sido tan elevados o, en su defecto, negativos, desde el inicio de los sondeos semanales en abril con la pandemia y subraya que depende del ulterior desarrollo de los contagios si los consumidores vuelven a recuperar la confianza en los próximos meses.

PRONÓSTICOS DIFÍCILES PARA EL OCIO Y EL TURISMO

El estudio mensual de la consultora, realizado entre el 30 de septiembre y el 13 de octubre, indica que las perspectivas de ingresos caen debido a la imposibilidad de relajar las medidas en la economía, por ejemplo en el sector del ocio y el turismo, debido el aumento del número de contagios.

En consecuencia, los empleados en estos sectores saldrán más tarde de los esperado de la modalidad de jornada reducida subvencionada ("Kurzarbeit"), señala el comunicado.

Además, una serie de empresas de estos y otros sectores podría quebrar en las próximas semanas y meses, lo que llevará a su vez a un aumento del desempleo y a un consecuente impacto de ingresos en los hogares, que el gobierno está tratando de contrarrestar con un amplio paquete de ayudas para empresas y particulares.

Si el temor a perder el trabajo debido a la pandemia sigue aumentando, los consumidores serán aún más prudentes a la hora de realizar compras, agrega.

Los consumidores parten de la base, además, de que el aumento de contagios ralentizará la esperada pronta recuperación de la economía alemana.

"A ello se suma que algunos de nuestros socios comerciales más importantes, como Francia, España y Reino Unido, tiene que luchar contra tasas de contagio aún más elevadas. Por eso habrá que renunciar en los próximos meses a importantes impulsos para el desarrollo de nuestras exportaciones", advierte la consultora. EFE

egw/jam/mgm