EFEMadrid

Majid es responsable anticovid del colegio Ciudad de Roma; hoy tiene que asegurar que mañana estará todo listo para que casi 5.000 madrileños puedan ir a votar con toda seguridad en la segunda comunidad con mayor tasa de incidencia del país que la mantiene en el nivel máximo de alerta.

Desde primera hora, acompañado de Carmen, la conserje de esta escuela pública del distrito Estrella/Retiro, y tras una visita a las instalaciones, Majid tiene que verificar las cajas con material de señalización, protección y desinfectante que han llegado a los 1.084 colegios electorales de la región.

Primero inspecciona la entrada por la que ingresarán los electores, situada en el acceso principal donde descansan las cabinas -eso sí, abiertas y con las cortinas recogidas- y la mesa con las papeletas.

A sus 21 años, encontró por Internet una oferta de una empresa para hacer este trabajo, le llamaron, le entrevistaron y le contrataron. "Después me han dado una formación de una semana en la que te enseñan lo que hay que hacer el día antes y el propio día de las elecciones", relata a Efe.

En cada colegio habrá uno o dos responsables anticovid como él, hasta un total de 2.800; la formación incluía un simulacro de dos días para aprender con la práctica la labor de cada jornada.

Hoy, 3 de mayo, consiste en colocar la señalización: pegatinas que informan de la distancia de seguridad y flechas amarillas que indican el sentido del circuito a los que entran y a los que salen. Parece fácil, pero le llevará unas cuantas horas.

No será hasta mañana cuando, a partir de las 7, tenga que volver, esta vez para llevar el material de protección -mascarillas, gel hidroalcohólico y papeleras- a cada una de las 18 mesas electorales para sus integrantes.

En total, la Comunidad de Madrid ha preparado cinco millones de mascarillas quirúrgicas, 124.000 tipo FFP2 para los miembros de las mesas electorales, más de 55.000 litros de gel hidroalcohólico, dos millones de guantes, 45.000 pantallas de protección facial y 9.100 litros de líquido desinfectante para las superficies para que los colegios sean un sitio seguro el 4M.

Los responsables anticovid están dotados de equipos móviles para la gestión y el control de incidencias; así, por ejemplo, si alguien muestra síntomas o se siente mal, debe controlar que se le lleva a la sala de aislamiento, a cuyo efecto el Ciudad de Roma ha habilitado el gimnasio, y "llamar inmediatamente al Samur".

Mañana también tendrá que vigilar el aforo y el cumplimiento de las medidas de seguridad en el comedor, donde se han situado las mesas electorales, en las que reposan ya tanto las urnas como una caja precintada con toda la documentación necesaria para sus miembros.

La madrileña es, por detrás del País Vasco, la comunidad con la tasa de incidencia más alta, superando los 384 casos por cada 100.000 habitantes a 14 días; ello le sitúa en un nivel 4 de alerta, el máximo contemplado en el denominado semáforo de sanidad, en el que le acompañan también Euskadi, Navarra, Aragón, La Rioja y Cataluña.

¿Qué pasa con los madrileños contagiados que quieran ir a votar? La Comunidad establecido dos franjas horarias: una recomendada para los mayores de 65 años, y que va de las 10 a las 12, y otra, la "hora covid", que será de siete a ocho de la tarde para aquellos con diagnóstico positivo o síntomas compatibles.

Votarán en el mismo comedor que los demás, sin que se contemple ninguna medida adicional. Así que Majid recuerda: lo aconsejable y más seguro es siempre y para todos traer las papeletas preparadas de casa.

Adaya González