EFEMadrid

El mes de enero, habitualmente malo para el mercado laboral, se ha saldado este año con 218.953 cotizantes menos de media en la Seguridad Social y 76.216 parados más hasta rozar los 4 millones de desempleados, cifras que no se veían desde 2016, en mitad de las restricciones por la tercera ola de la pandemia de coronavirus.

Según los datos facilitados este martes por el Ministerio de Inclusión y Seguridad Social, la caída de la afiliación en enero es "levemente menor" que la de un año antes -con 244.044 ocupados menos- y deja el total de afiliados en 18.829.480, 335.014 menos que en enero de 2020.

En cuanto al paro, el Ministerio de Trabajo destaca que el incremento de enero es también algo inferior al del mismo mes de 2020 -cuando aumentó en 90.248 personas- aunque lleva la cifra total a 3.964.353 desempleados, unos niveles que no se veían desde hace cinco años.

En la comparativa interanual, frente a enero del año pasado, el desempleo -que no ha parado de crecer desde que comenzó la pandemia, con un ligero descenso en septiembre- suma 710.500 desempleados más.

Y eso en un mercado que sigue amortiguado por el efecto de los ERTE, donde a cierre de enero estaban 738.969 personas, 35.625 más que a final de diciembre. También crecieron los autónomos que cobran prestación.

Tanto el secretario de Estado de Empleo, Joaquín Pérez-Rey, como el de Seguridad Social, Israel Arroyo, han destacado que la evolución de enero ha sido menos negativa que otros años -a pesar de las restricciones asociadas a la tercera ola de la pandemia y las condiciones meteorológicas adversas por la borrasca Filomena- y han subrayado el papel jugado por los ERTE que siguen conteniendo el daño en el mercado laboral en esta crisis frente a lo ocurrido en la anterior de 2008.

Han afirmado incluso que si el ritmo de recuperación de la afiliación de enero -en términos desestacionalizados- se mantuviera se podría recuperar el nivel previo de empleo a la pandemia "después del verano, a final de año".

Por el momento, el mercado laboral cuenta con 420.749 afiliados menos que en febrero y 718.306 parados más que en ese mes previo al estallido de la pandemia.

"La recuperación sigue siendo parcial", destaca en un informe BBVA Research, que incide en el papel jugado por los ERTE y la prestación para autónomos para "sostener" la afiliación en enero.

MÁS PARO EN SERVICIOS Y AGRICULTURA

Por sectores, en enero el paro subió fundamentalmente en el sector servicios, con 78.089 parados más; mientras que bajó ligeramente en el colectivo sin empleo anterior en 5.397 personas y también en la construcción con 871 personas registradas menos.

Por sexo, el paro femenino subió más con 48.254 mujeres desempleadas, hasta un total de 2.273.375 inscritas; mientras que el desempleo masculino lo hizo menos, con 27.962 inscritos más hasta 1.690.978 personas.

Por su parte, el desempleo de los jóvenes menores de 25 años cayó en enero en 5.874 personas respecto al mes anterior.

Por regiones, el paro registrado en enero bajó algo en Galicia (3.603 personas) y Baleares (998 personas), mientras que subió en todas las demás encabezadas por Andalucía, con 18.249 parados más; Cataluña, 10.470, y Comunidad Valenciana, 10.094.

En cuanto a la afiliación, el régimen general perdió 202.688 afiliados en enero y se situó en 15.513.431 ocupados.

Por sectores, los descensos más acusados se dieron en actividades de organizaciones y organismos extraterritoriales, hostelería y agricultura.

Por comunidades autónomas, todas perdieron afiliados en términos medios en enero frente a diciembre con los mayores descensos para la Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha, Extremadura, Canarias, Castilla y León y Baleares.

IMPULSAR LAS POLÍTICAS ACTIVAS DE EMPLEO

Ante estos datos de enero, UGT ha reclamado impulsar las políticas activas de empleo, y reforzar y ampliar el llamado "escudo de protección social", más allá de la pandemia.

Desde CCOO han valorado que, aunque los datos del mes de enero no sean tan malos como los del año pasado, "nos acercan peligrosamente a los cuatro millones de personas en desempleo" y han apremiado a "cerrar cuanto" un acuerdo en materia de políticas activas de empleo.

Desde la patronal Cepyme han recordado que estos datos reflejan la "grave situación" en la que se encuentran las empresas, especialmente en sectores como el turismo, la hostelería y el comercio, después de casi un año de restricciones y paralización total de la actividad en algunos casos y han reclamado más ayudas.

"Los ERTE por sí solos no son suficientes para contener la grave destrucción de empleo consecuencia de esta tercera ola", reclaman en una nota.

También la CEOE ha urgido a reforzar las medidas de liquidez y solvencia para los sectores más afectados por la pandemia.