EFEBarcelona

La Fundación Pasqual Maragall y el Hospital del Mar de Barcelona buscan a 4.000 voluntarios de entre 60 y 80 años, para seleccionar a 200, en los que ensayar una combinación de hábitos saludables con la ingesta de una sustancia natural del té verde que podría frenar el avance de la demencia.

Rafael de la Torre y José Luís Molinuevo, investigadores del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM) y del BarcelonaBeta Brain Research (BBRC), el centro de investigación de la Fundación Pasqual Maragall, han presentado este miércoles el proyecto PENSA (Prevention of Cognitive Decline in ApoE4 carriers with Subjecvtive Cognitive Decline after EGCG and a multimodal intervention).

Este proyecto, al que la Asociación del Alzheimer de EEUU ha aportado un millón de dólares, estudiará cómo prevenir la demencia a base de potenciar la actividad física, cerebral y con la ingesta de un preparado que contiene epigalocatequina galato (EGCG), una sustancia natural del té verde que ya se ha comprobado que tiene beneficios en personas con síndrome de Down.

La base del proyecto consiste en comprobar si el preparado nutricional hecho a base de EGCG y los buenos hábitos pueden incidir en los factores de riesgo del Alzheimer que pueden generar demencia, como el gen ApoE4 que, según los investigadores, puede cambiar estructuras cerebrales y la capacidad cognitiva de las personas.

Es en estas estructuras cerebrales, como las redes neuronales, donde este preparado de dicha sustancia del té verde jugará un papel fundamental.

"Las redes neuronales que nos permiten el conocimiento se deterioran a medida que nos hacemos mayores; estas redes son muy deficientes en personas con síndrome de Down y pueden llegar a serlo en personas que perciben una pérdida de memoria. En este sentido, el preparado elaborado con EGCG y la actividad física ayudarán a alargar el buen estado de estas redes neuronales", ha comentado De la Torre.

De la Torre también ha expuesto que el proyecto contará con dos grupos de 100 personas, uno se llamará 'Grupo de Tratamiento' y en el mismo se hará un seguimiento mucho mayor que en el otro grupo, que será el de 'Comparación'.

El 'Grupo de Tratamiento' estará formado por las personas que recibirán un seguimiento muy amplio, que deberán reunirse una o dos veces al mes con los investigadores, seguir una dieta mediterránea marcada por estos, acudir a actividades planeadas por ellos, e ir entre una y dos veces al gimnasio, entre otras medidas.

Por su parte, el 'Grupo de Comparación' recibirá un seguimiento y tratamiento menor, basado en la intervención habitual de una clínica con los buenos hábitos que allí se recomiendan.

Con el fin de valorar si los avances corresponden sólo a los buenos hábitos o a la ingesta de EGCG, los dos grupos de 100 personas se subdividirán en dos grupos de 50 personas: uno recibirá el preparado nutricional de EGCG y el otro un placebo.

Para asegurarse una buena recopilación de datos y que los participantes siguen sus indicaciones, dispondrán de una aplicación que les permitirá monitorizar los datos referidos a la cognición, el ejercicio, la dieta y las exploraciones de los investigadores.

Los investigadores han precisado que las personas interesadas deben responder al cuestionario de la página web del proyecto www.pensaalzheimer.org y tienen que ser preferiblemente de Barcelona o de los municipios más cercanos del Área Metropolitana, por el alto grado de disponibilidad requerido en las 200 personas seleccionadas para el proyecto.

El estudio, que durará unos 17 meses, ha contado con la colaboración de Caprabo, de la Fundación Deportiva Claror, de Laboratorios Grand Fontaine, de empresas de tecnología como Fitbit y Medtep, del Casal de la Gente Mayor Mediterránea, del Centro Cívico de la Barceloneta y de Escuela de Nuevas Tecnologías Interactivas de la Universidad de Barcelona.