EFEBarcelona

La portavoz de ERC, Marta Vilalta, ha considerado que la inhabilitación del presidente de la Generalitat, Quim Torra, confirmada este lunes por el Tribunal Supremo, representa "un ataque a la democracia" de un Estado "que solo entiende de represión", y ha abogado por una respuesta de consenso.

El Tribunal Supremo ha confirmado la condena de año y medio de inhabilitación al presidente de la Generalitat, Quim Torra, por desoír la orden de la Junta Electoral Central (JEC) que le obligaba a retirar las pancartas de apoyo a los presos del "procés" de los edificios públicos en periodo electoral.

Desde ERC, su portavoz, Marta Vilalta, ha lamentado en una rueda de prensa telemática que "se inhabilite a un presidente por poner una pancarta y ejercer su derecho a la libertad de expresión", y ha advertido que supone "un ataque a la democracia" además de reflejar que el Estado padece "déficits democráticos y solo entiende de represión" contra la disidencia política.

"Es un hecho muy grave" y "un escándalo democrático", ha añadido la portavoz republicana, que ha situado la inhabilitación como un capítulo más "dentro de la causa general contra el independentismo", y ha recordado que este lunes se juzga a la activista de los CDR Tamara Carrasco.

Se ha preguntado, asimismo, si "alguien cree que si Torra no fuese independentista sería apartado de su cargo... Evidentemente que no. Esto ocurre porque forma parte de un movimiento muy amplio que quiere una república catalana con plenos derechos y libertades".

Con respecto a la respuesta que, a su juicio, debería provocar la inhabilitación por parte de la sociedad catalana, Marta Vilalta ha puesto el acento en la necesidad de que "haya un acuerdo consensuado" entre las diversas fuerzas políticas.

"Debemos responder con más política, con responsabilidad, unidad y con firmeza", ha precisado Vilalta, que ha confirmado que entre ERC y JxCat se ha estado negociando en los últimos días un acuerdo que debe permitir "garantizar la gobernabilidad" de Cataluña "en un momento muy difícil porque hay una crisis sanitaria y socioeconómica".

Según la portavoz de ERC, el acuerdo no está aún del todo cerrado porque "hay unos flecos" que todavía están pendientes de negociar, si bien se ha mostrado convencida de que podrá ser dado a conocer públicamente "en las próximas horas".

Este acuerdo, que únicamente cuenta con el aval de ambas formaciones del Govern pero no del resto de fuerzas independentistas (la CUP, la ANC, Òmnium, entre otras), establecerá como principales ejes "reforzar el Govern, reducir la incertidumbre y la provisionalidad y priorizar la gestión de la crisis".

Sobre las posibles movilizaciones de protesta por la inhabilitación de Torra, Vilalta se ha limitado a señalar que ERC se "sumará" a ellas y que se están coordinando las diversas fuerzas políticas y entidades de cara a su convocatoria.