EFEAnkara

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, aseguró que Turquía e Israel se necesitan mutuamente en Oriente Medio, unas palabras que recoge hoy la prensa turca y que llegan cuando ambos países buscan reactivar sus relaciones tras cinco años de distanciamiento.

"Israel necesita a un país como Turquía en la región. Nosotros también debemos admitir que necesitamos a Israel", declaró Erdogan a un grupo de periodistas turcos a bordo del avión presidencial cuando regresaba de una visita oficial a Arabia Saudí, informó hoy diario Hürriyet.

"Si podemos dar pasos hacia la sinceridad mutua, entonces la normalización continuará", agregó el presidente turco.

El mes pasado se reveló que ambos países tratan de normalizar sus relaciones después de que se deteriorasen a raíz del asalto en 2010 de comandos israelíes a la Flotilla de la Libertad, en el que murieron diez activistas turcos.

Entre las medidas que se debaten está la creación de un fondo israelí para indemnizar a las familias de las víctimas turcas, la vuelta de los embajadores a ambas capitales y el fin de las acciones judiciales turcas contra militares israelíes, según la prensa turca.

La Flotilla de la Libertad se dirigía a Gaza con ayuda humanitaria y la declarada intención de romper el bloqueo a la franja.

Otro de los requisitos de Turquía es algún tipo de alivio del bloqueo israelí sobre Gaza y, aunque se han producido avances en los contactos, todavía no se ha alcanzado el punto en que se pueda plasmar por escrito en un acuerdo.

Erdogan aseguró a los periodistas que Israel podría estar abierto a aceptar la llegada de mercancías y materiales de construcción a Gaza procedentes de Turquía.

"Vamos a esperar al texto escrito para que no puedan echarse atrás", indicó Erdogan.

En el acuerdo de reconciliación también figura el tendido de un gasoducto desde los yacimientos de gas natural israelíes en el Mediterráneo Oriental hasta la costa turca.

La posibilidad de que Israel abastezca de gas a Turquía adquirió mayor importancia a raíz de la reciente crisis entre Ankara y Moscú por el derribo de un avión ruso que realizaba misiones de bombardeo en Siria.

Rusia es el mayor proveedor de gas de Turquía y Ankara teme que Moscú pueda imponer algún tipo de restricción a su venta, según los medios turcos.