EFEMontevideo

El profesor de Estudios Árabes e Islámicos de la Universidad de Alicante, el español Ignacio Álvarez-Ossorio, aseguró hoy a Efe en Montevideo que el mundo está ante los "últimos estertores" de la guerra en Siria, cuyo final llegará en "cuestión de meses".

"Estamos ante los últimos episodios del conflicto sirio, de esto no cabe duda, porque el régimen (de Bashar Al Assad) hoy controla dos terceras partes del país", explicó el investigador, quien participó de una conferencia sobre la guerra en Siria en la Universidad Católica del Uruguay (UCU).

La "gran incógnita" para Álvarez-Ossorio actualmente radica en saber qué pasará con la región de Idlib, al noroeste de Siria, donde permanecen los rebeldes al régimen.

El "altísimo costo en términos humanos" que puede tener una ofensiva militar sobre Idlib ha provocado una discusión entre los actores que participan en el conflicto, ya que allí es donde se han "refugiado todos los rebeldes, sus familiares y opositores (a Al Assad)", señaló el experto español.

"Hay dos millones y medio de personas viviendo en esa provincia. En caso de que se lance una gran ofensiva militar, no tendrán lugar al que huir", afirmó y agregó que el ataque sobre esa región provocaría "un gran éxodo", que no podría ser contenido por Turquía, país que está en una "situación límite" ya que ha acogido a tres millones de refugiados.

Por esta razón, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, alertó recientemente por un eventual "baño de sangre" si se recrudece la ofensiva del régimen sirio sobre Idlib.

Según el académico español -también columnista de El País y El Periódico de Cataluña-, resta saber qué pasará con los milicianos armados instalados en Idlib, que son cerca de 60.000 y que tampoco podrían huir rumbo a Turquía, ya que entre ellos hay grupos islamistas e incluso yihadistas que por razones de "seguridad" no serían aceptados en el país vecino a Siria.

"Una vez que se solucione esta incógnita probablemente el régimen ya pueda cantar victoria", apuntó Álvarez-Ossorio, al tiempo que consideró que Al Assad encontrará una salida negociada para asegurar el futuro de las zonas kurdas, que no serían un problema para el triunfo del régimen en la guerra.

Sin embargo, el experto aclaró que a Siria le tomará "décadas" solucionar sus problemas de fondo, una vez que finalice el conflicto armado.

Para Álvarez-Ossorio hay "dos o tres problemas claves" que deberán ser solucionados de cara al futuro, entre los que incluyó la reconciliación del país y su reconstrucción.

La reconciliación, según explicó, será muy difícil "mientras permanezca en el poder Al Assad", ya que los "once millones" de desplazados que provocó la guerra no podrán retornar a su país, al estar "identificados con el bando rebelde" y "temen por sus vidas".

Por otro lado, Siria deberá reconstruir su territorio, cuyas zonas han quedado "por completo destrozadas" y se estima que su reparación demandará entre 350 mil millones de dólares y 500 mil millones.

"¿Quién va a aportar esa cantidad de dinero tan elevada? Los países occidentales han dicho que solo lo harán en caso de que haya un proceso de recambio político", apuntó Álvarez-Ossorio, quien estimó que, por esa razón, la reconstrucción del país se "ralentizará".