EFEBuenos Aires

El rey Felipe VI ratificó este lunes ante el presidente de Argentina, Mauricio Macri, el respaldo español al proceso de apertura y reforma que está liderando y le garantizó que si España ha apostado siempre por su país, incluso en las coyunturas más difíciles, va a seguir haciéndolo.

El rey de España lanzó este mensaje en su brindis durante la cena de gala ofrecida por Macri y su esposa, Juliana Awada, a don Felipe y la reina Letizia con motivo de su visita de Estado a Buenos Aires.

Ante unos 400 invitados de todos los sectores de la sociedad argentina, el rey resaltó que la naturaleza prioritaria de las relaciones entre los dos países se fundamenta en una identidad compartida y en la existencia de intereses comunes.

Así, la visita que realizó Macri a España en 2017 consideró que marcó un hito en la voluntad común de estrechar lazos que se tradujo en la firma de un plan para profundizar en la asociación estratégica que rubricaron España y Argentina en 2005.

Especial mención hizo a las relaciones económicas y comerciales, momento en el que reconoció que "corren tiempos difíciles" pero se mostró convencido de que cada vez se van a generar más oportunidades para fortalecer los intercambios e inversiones en beneficio mutuo.

"Tanto España como Argentina sabemos lo que significa hacer frente a coyunturas internacionales adversas que terminan por impactar fuertemente en nuestras economías", explicó el rey.

Esa experiencia dijo que demuestra que hay dos factores esenciales para poder salir de las crisis: "primero, una mirada común, solidaria y, a largo plazo, sobre las reformas económicas y sociales que es necesario implementar; y segundo, evitar toda tentación de repliegue, proteccionismo y aislacionismo frente a nuestros socios en el exterior".

Al hilo de ello, explicó que España sabe que Argentina no ha cejado en su empeño de continuar con el proceso de apertura y reforma que aseguró que cuenta con el apoyo de la comunidad internacional.

En ese contexto, garantizó que España va a seguir haciendo el mayor esfuerzo para lograr la culminación de las negociaciones para un acuerdo entre la UE y Mercosur, y para apoyar la entrada de Argentina en la OCDE.

"España ha apostado siempre por Argentina, incluso en las coyunturas más difíciles, y va a seguir haciéndolo", aseguró el rey al recordar la presencia de unas 300 empresas españolas en este país que dijo que han contribuido al desarrollo y modernización del entramado económico argentino.

El rey resaltó que la cooperación entre los dos países no se limita al ámbito bilateral porque están llamados a ejercer sus responsabilidades multilaterales en organismos como la ONU o el G20 y "en busca de un mundo más libre, más sostenible, más próspero y más justo y solidario".

También destacó el compromiso común con los objetivos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y con el acuerdo de París contra el cambio climático, un desafío ante el que conminó a "no dar ni un paso atrás".

En el ámbito cultural se refirió a la importancia del VIII Congreso Internacional de la Lengua Española que se celebrará a partir del miércoles en la ciudad argentina de Córdoba y en cuya sesión inaugural intervendrán tanto él como Macri.

Don Felipe, que agradeció a Macri y su esposa el afecto con el que han sido recibidos en Argentina, destacó la cercanía entre los pueblos español y argentino así como el hecho de que sea el país en el que más españoles viven en el extranjero.

Pero precisó que los españoles no se sienten extranjeros en Argentina ni tampoco tienen esa sensación los argentinos que viven en España, lo que cree que constituye una base privilegiada para desarrollar las mejores relaciones bilaterales.

El rey cerró su brindis con una cita de Federico García Lorca: "Buenos Aires tiene algo vivo y personal, algo lleno de dramático latido, algo inconfundible y original en medio de sus mil razas que atrae al viajero y lo fascina".

"Y así -apostilló- nos sentimos la reina y yo".