EFEZaragoza

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, se convertirá en la primera personalidad que no reciba la distinción de Hijo Predilecto de Zaragoza, pese a ser propuesto para ello, por el veto de PP, Cs y Vox, que forman mayoría en el Ayuntamiento.

Los títulos de Hijo Predilecto o Hijo Adoptivo son habitualmente otorgados con motivo de las Fiestas del Pilar a propuesta de los grupos municipales, a diferencia de la Medalla de Oro de la ciudad que la decide el alcalde, pero la tradición de décadas en el Consistorio zaragozano era aceptar todas las propuestas.

Una tradición que previsiblemente quedará rota este año ya que PP, Cs y Vox han anunciado que votarán en contra de la propuesta de Zaragoza en Común (ZeC) de que Simón, zaragozano de nacimiento y de formación, sea nombrado Hijo Predilecto.

Este lunes se celebró una reunión de la Junta de Portavoces en la que se formalizaron las propuestas para la Medalla de Oro de la ciudad, que se entregará a los sanitarios por su labor durante la pandemia, y para los hijos predilectos y adoptivos.

El grupo proponente y el resto de la izquierda han asegurado que nadie se opuso a ninguna de las propuestas en la Junta de Portavoces y, de hecho, el Ayuntamiento de Zaragoza llegó a enviar una nota de prensa con todos los nombramientos, incluido Simón.

Pero esa misma tarde, Vox negó que fueran a apoyar el nombramiento como Hijo Predilecto de Fernando Simón en un tuit en el que calificaban al epidemiólogo de "canalla" y decían que esa distinción sería "un insulto para Zaragoza".

Seguidamente, también en Twitter, los grupos municipales de PP y Cs anunciaron que en el Pleno del próximo viernes votarían en contra del nombramiento de Simón como Hijo Predilecto de la ciudad, los populares porque creen que no cumple los requisitos y los méritos para tal distinción y los naranjas porque consideran que "no responde al sentir de la mayoría de los zaragozanos".

Esta decisión ha motivado la petición conjunta de PSOE, ZeC y Podemos-Equo de una Junta de Portavoces extraordinaria, que se celebrará el jueves, al creer que se rompe el tradicional consenso en torno a las distinciones de la ciudad por "seguidismo" de la ultraderecha por parte de PP y Cs.

Así, el portavoz de ZeC y exalcalde, Pedro Santisteve, ha achacado la marcha atrás de PP y Cs a "una llamadita del señor Casado o el señor Abascal", dado que la propuesta de Fernando Simón la hicieron ya el pasado mes de junio, comunicándoselo incluso al interesado, sin que haya recibido objeciones desde entonces.

ZeC ya ha reiterado que retirará a su candidato, pero ha subrayado que intentarán que, durante esta polémica, la derecha dañe lo menos posible la "honorabilidad" y la "buena imagen" de Fernando Simón y que van a comprometerlo "lo menos posible", aunque "el daño ya está hecho".

La portavoz socialista, Lola Ranera, ha calificado de "muy grave" que se supedite a las mayorías políticas un acto hasta ahora "impecable" desde el punto e vista institucional, y el de Podemos-Equo, Fernando Rivarés, ha acusado al Gobierno PP-Cs de "autoboicotear" su propio acto al decidir que los grupos no puedan proponer a aquellas personas que "a ellos no les gustan".

El alcalde de la ciudad, Jorge Azcón, ha recalcado que los grupos municipales tienen derecho a proponer, pero todos los concejales tienen la libertad de votar en el sentido que consideren oportuno.

Asimismo, ha acusado a ZeC de buscar "la confrontación" al proponer a una persona "polémica" como Fernando Simón y les ha instado a rectificar y proponer a otra personalidad que pueda ser aceptada por todos los zaragozanos.

A su juicio, el epidemiólogo aragonés "no es digno" del título porque es un "nombramiento político" y no en reconocimiento a su mérito.

El acto de entrega de medallas y distinciones se celebrará el próximo mes de noviembre tras ser pospuesto para separarlo de las fechas en las que se hubieran celebrado las Fiestas del Pilar, suspendidas por la pandemia.

La Medalla de Oro será para los sanitarios, mientras que serán reconocidos como hijos predilectos la Policía Local, las víctimas de la covid-19 y los detallistas del Mercado Central, y como hijos adoptivos a título póstumo, el cantautor Joaquín Carbonell y el obispo agustino Miguel Olaortúa.