EFEParís

François Fillon, que será el candidato presidencial del centro-derecha francés tras arrasar hoy en la segunda vuelta de las primarias, celebró hoy una "victoria de fondo, que ha roto con todos los escenarios escritos de antemano". "Es una victoria construida sobre mis convicciones. Desde hace tres años recorro Francia con mis convicciones, y mi iniciativa ha sido comprendida por los franceses", dijo al comparecer ante sus seguidores.

El ex primer ministro, de 62 años, obtuvo una aplastante victoria sobre su rival, Alain Juppé, con más del 68 % de los votos -según las mesas electorales escrutadas hasta el momento- y recibió el apoyo explícito de este minutos antes de dar su discurso. Fillon criticó con dureza al actual inquilino del Palacio del Elíseo, François Hollande, al asegurar que su quinquenio presidencial "ha sido patético", por lo que "será necesario ponerle fin y partir hacia adelante" como no se ha hecho "en 30 años".

Tuvo un "pensamiento particular" para el expresidente francés Nicolas Sarkozy, su contrincante en las primarias y de quien fue primer ministro cinco años, y envió a Juppé "un mensaje de amistad, estima y respeto", pues es "un hombre de Estado".

"La izquierda es el fracaso y la extrema derecha es el hundimiento. Hollande ha rebajado la función presidencial, habrá que restaurarla", continuó Fillon, entre abucheos de sus seguidores cuando escuchaban el nombre del mandatario.

Tras asegurar que ahora tiene "el deber de vencer al inmovilismo y a la demagogia", dijo que, a su juicio, los votantes han encontrado en él "los valores franceses".