EFEÁvila

El ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, ha defendido este jueves en Ávila la necesidad de una coordinación "transnacional" para hacer frente al desafío de la ciberdelincuencia, que en estos momentos mueve un volumen de dinero casi como el PIB de España y más que el tráfico de drogas.

Grande-Marlaska ha realizado estas declaraciones a los periodistas momentos antes de clausurar el I Congreso de Seguridad Digital y Ciberinteligencia, organizado en la Escuela Nacional de Policía de la capital abulense por el Cuerpo Nacional de Policía y la Universidad Autónoma.

Inaugurado el pasado lunes por la secretaria de Estado de Seguridad, Ana Botella, este foro ha contado con la participación de 4.000 personas y la intervención de más de 100 ponentes para abordar la necesidad de garantizar la seguridad en el ámbito digital.

Durante estos cuatro días se han contabilizado en torno a 125 horas formativas, distribuidas en 70 talleres técnicos, 20 conferencias, dos competiciones "Capture the flag" y un concurso "Call for papers".

En este marco, el titular de Interior en funciones ha señalado que la ciberseguridad constituye "un reto en la sociedad globalizada", de manera que este congreso "pone a prueba" las certezas, desafíos y objetivos existentes para abordar el panorama actual en este sentido.

Acompañado por el director general de la Policía, Francisco Pardo, y por la delegada del Gobierno en Castilla y León, Mercedes Martín, Fernando Grande-Marlaska ha defendido que la formación especializada es "la clave" en la lucha contra la ciberdelincuencia.

Al respecto, ha apuntado que mientras en 2013 el uso del ciberespacio con el fin de cometer delitos suponía la "décima preocupación", en la actualidad este tipo de actividades delictivas implican "aproximadamente 1 billón 200.000 millones de euros", lo que supone "un poco menos del PIB de España".

Según ha informado el Ministerio del Interior, estas cifras demuestran que la ciberdelincuencia "mueve más dinero que el tráfico de drogas", convirtiéndose en "una de las actividades delictivas más lucrativas del mundo".

Por ello, el ministro del Interior en funciones considera que la lucha contra la ciberdelincuencia es "una prioridad" global, ya que su crecimiento en los últimos años es "una realidad que nadie cuestiona".

Al respecto, ha asegurado que la seguridad es "una cuestión de todos", aunque "evidentemente" al papel de las instituciones públicas tiene que ser "preferente y necesario", en un contexto en el que también se precisa "la coordinación y cooperación de todos".

Por ello, Grande-Marlaska ha considerado que el "desafío" actual consiste en que la coordinación, la especialización y la formación sea "transnacional" en la lucha contra la ciberdelincuencia, de ahí foros como el congreso que ha clausurado este jueves en Ávila.

Asimismo, ha lanzado un mensaje de "seguridad", ya que España cuenta con unas Fuerzas y Cuerpos de Seguridad "absolutamente formadas y pioneras a nivel internacional y con un reconocimiento completo" en este ámbito.

"Nos tenemos que sentir, también en el ámbito del ciberespacio, razonablemente seguros", ha concluido el titular del Interior en funciones, antes de proceder a la clausura de un foro en el que ha abogado por una mayor especialización, coordinación e intercambio de información en este ámbito.