EFEMadrid

El autobús de la plataforma HazteOir rotulado con los mensajes "Los niños tienen pene" o "Las niñas tienen vulva" y que pretende recorrer toda España ha levantado la indignación y protestas de los partidos políticos y organizaciones sociales, que han pedido incluso la intervención de la Fiscalía.

La avalancha de críticas ha sido tal que la organización ha convocado hoy una rueda de prensa en la que su presidente, Ignacio Arsuaga, ha justificado los mensajes rotulados en el vehículo porque están amparados por las libertad de expresión e ideológica, "cada vez más amenazada por el lobby gay y sus tentáculos", y solo exponen "un hecho de la biología que se estudia en las escuelas".

Para HazteOir.org, "el sexo es el sexo que tenemos cuando nacemos" y su presidente se ha preguntado por qué sí se permitió a la asociación de familias de menores transexuales Chrysallis colocar carteles en marquesinas de paradas de autobuses y de metro con el lema "Hay niñas con pene y niños con vulva".

Con su campaña, la plataforma ultracatólica -que cuenta con el apoyo del Centro Jurídico Tomás Moro- pretende denunciar "las leyes de adoctrinamiento sexual" de varias comunidades autónomas en pro de la igualdad y la no discriminación del colectivo LGTB porque, en su opinión, "violan" el derecho de los padres que no están de acuerdo con la "ideología de género" a educar a sus hijos "conforme a su conciencia".

Esa denuncia la han plasmado en el libro "¿Sabes lo que quieren enseñarle a tus hijos en el colegio? Las leyes de adoctrinamiento sexual", del que ya ha distribuido 100.000 ejemplares, muchos de ellos en las escuelas.

El autobús, que porta otros lemas como "Que no te engañen", "Si naces hombre, eres hombre" o "Si eres mujer, seguirás siéndolo", comenzó a recorrer ayer las calles de Madrid y está previsto que en los próximos días lo haga en Valencia, Barcelona, Zaragoza, Pamplona, San Sebastián, Bilbao y Vitoria.

Mientras la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, intenta evitar que siga recorriendo la ciudad por tratarse de una campaña "violenta y ofensiva" que incumple las ordenanzas municipales y podría incitar al odio, la Delegación del Gobierno en Madrid ha consultado ya a la Abogacía del Estado si el autobús podría incurrir en "un hecho de relevancia penal" o una "infracción" de la Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana.

El asunto está además en manos de la Abogacía de Madrid, donde lo ha llevado la presidenta de esta comunidad, Cristina Cifuentes, después de haber calificado de "impresentable" y de "provocación absoluta" la iniciativa, que también ha sido denunciada por la asociación LGTB Arcópoli.

Mientras, entidades y partidos catalanes y vascos tratan de impedir que el vehículo llegue a sus ciudades.

De momento, la Generalitat ha enviado la campaña al fiscal de delitos contra el odio y el Ayuntamiento de L'Hospitalet de Llobregat ha asegurado que, aunque no puede impedir que el vehículo circule por sus calles, sí puede prohibirle que se detenga y que use la megafonía "para difundir sus mensajes discriminatorios" hacia los niños y niñas transexuales.

El alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran, ha dicho que el autobús no encaja con una ciudad "diversa, moderna y tolerante con las distintas opciones sexuales" y ha anunciado que está estudiando si puede impedir legalmente su circulación por la ciudad. El Gobierno vasco ha pedido respeto tanto para los menores como para los adultos transexuales.

Paralelamente, partidos y colectivos han pedido a la Fiscalía que prohíba su circulación.

Fuentes de la Fiscalía han comentado a Efe que si se formalizan las denuncias, las estudiarán.

La primera ha sido la Plataforma por los Derechos Trans, que ha mostrado su estupefacción por esta campaña "transfóbica", y le ha seguido después el PSOE, cuya portavoz de Igualdad en el Congreso, Ángeles Álvarez, cree que se trata de mensajes solo pretenden "alentar el odio y discriminación" hacia el colectivo transexual.

A esa petición se ha sumado IU y Podemos, mientras que desde el Grupo Mixto, Compromís ha solicitado la comparecencia de Ignacio Arsuaga.

Por su parte, En Marea ha recriminado al Gobierno su silencio, si bien el Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades (IMIO), dependiente del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, ha mostrado su "tajante rechazo" al autobús de HazteOir y a cualquier otra iniciativa o actuación que "atente" contra el derecho a la igualdad del colectivo LGTB.

También el portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, ha tildado de "disparate" la campaña y ha señalado que no se puede hacer confrontación social con la sexualidad, y mucho menos la de los niños.

No ha faltado tampoco la iniciativa de un ciudadanos madrileño que, en apenas unas horas, ha reunido 85.000 firmas en Change.org para la "retirada inmediata del autobús transfóbico infantil".