EFELas Palmas de Gran Canaria

El alcalde de Las Palmas de Gran Canaria en los últimos cuatro años, el socialista Augusto Hidalgo, ha revalidado este sábado el cargo en la nueva corporación surgida de las elecciones del 26 de mayo, con el apoyo de 17 concejales, los que suma el tripartito PSOE-Podemos-NC.

En una votación secreta, la candidata del PP, Pepa Luzardo, ha conseguido siete votos (el mismo número de concejales de su grupo); la aspirante de Ciudadanos, Beatriz Correas, ha logrado tres apoyos (el mismo número que sus ediles), y ha habido dos votos en blanco (cifra que coincide con el número de ediles de CC-Unidos).

Hidalgo ha asegurado que "este gobierno va a estar en la brecha trabajando por la igualdad otros cuatro años más, con un grupo de gobierno que es resultado de "un proceso ejemplar de diálogo y de consenso de tres fuerzas políticas".

El alcalde cree que el tripartito de la capital grancanaria es "un espejo para España y, por supuesto, para Canarias".

Asimismo, ha anunciado que seguirá transformando la ciudad y que aspira a consolidarla como "la gran capital del Atlántico Medio que es", con grandes obras como la transformación del entorno del istmo y playa de Las Canteras y la ampliación de la Avenida Marítima.

Igualmente seguirá promoviendo la movilidad en la ciudad, pues "es la espina dorsal de la lucha contra la desigualdad".

Hidalgo también quiere convertir a la capital grancanaria "en el pulmón verde del archipiélago, en donde se genere riqueza y empleo de manera sostenible".

El portavoz de Podemos, Javier Doreste, ha defendido que "lo que ha funcionado bien, debe seguir", y ha coincidido con el alcalde en que el pacto alcanzado en la capital grancanaria "debería ser ejemplo en otras instituciones, para que Canarias siga adelantando por la izquierda".

De igual forma, el portavoz de Nueva Canarias, Pedro Quevedo, ha señalado la importancia de que los socios de gobierno continúen impulsando el proyecto de ciudad en el que han trabajado durante cuatro años.

El pleno de constitución del Ayuntamiento, celebrado en el Auditorio Alfredo Kraus, se ha interrumpido cuando el alcalde estaba finalizando su discurso de investidura, al sufrir un desvanecimiento un hombre que se encontraba entre el público.

Hidalgo decidió entonces poner fin a la sesión, mientras se prestaba la primera asistencia a esa persona.