EFEMadrid

El Ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha pedido a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que se "deje ayudar y que escuche", tras asegurar que "vamos tarde" en la región, donde hay transmisión comunitaria, incremento de casos y fallecidos, por lo que ha insistido en que hay que actuar con determinación.

Así lo ha dicho Illa en la rueda de prensa posterior a la reunión que ha mantenido este lunes con el consejero madrileño de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, para seguir abordando las medidas de prevención puestas en marcha contra la covid-19 en la Comunidad de Madrid, tras el enfrentamiento entre el ejecutivo central y regional sobre las restricciones a aplicar.

Una reunión que, según han informado a Efe fuentes del ejecutivo madrileño, ha terminado sin acuerdo, ya que el central sigue reclamando la puesta en marcha de restricciones de movilidad para áreas con una incidencia acumulada de 500 casos de coronavirus por cada 100.000 habitantes, lo que incluiría al conjunto de la capital.

Además, Illa, que ha dicho que hablaba no tanto como político sino como ministro de Sanidad y "ciudadano preocupado" por la situación, ha explicado que en esa comunidad habría que restringir el consumo en las barras de los bares y reducir la ocupación de las terrazas de los establecimientos de hostelería al 50 %.

El ministro ha querido hablar desde la perspectiva de "los datos y de la ciencia" y ha explicado que la comunidad madrileña ha comunicado 13.449 casos más desde el viernes, la mayor cifra notificada por esa región en la segunda ola, 1.458 más que el fin de semana anterior.

Además, ha dicho Illa, en la última semana ha habido 223 fallecidos, cuando en la anterior la cifra fue de 180, y ha insistido en que sigue representando un 40 % del total de casos, con una positividad de PCR del 20,7 %, casi el doble del conjunto del país.

Son datos que para el Ministerio refuerzan que en la Comunidad de Madrid hay transmisión comunitaria y que, por tanto, significa que "no está tomado el control de la pandemia", con lo que "no es descartable que el Ejecutivo central tenga que tomar "más medidas en función de como evolucionen las cosas" porque "ya vamos tarde".

Por eso, Illa, quien ha advertido de que esta no es una batalla política ni ideológica, ha instado a Díaz Ayuso a que se "deje ayudar y escuche" y vea los datos "tal y como son".

Pese a ello, el responsable de Sanidad se ha mostrado esperanzado respecto a los resultados de la reunión del "espacio de cooperación reforzada covid-19" de mañana entre los gobiernos central y autonómico.

"He hablado de datos y de recomendaciones científicas y esto es un argumento poderoso para quien toma las medidas. Tengo confianza de que esto va a ser así", ha asegurado Illa, que ha alertado de que "cuanto más tardemos, más duras serán las medidas" que haya que aplicar.

Por su parte, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio, Fernando Simón, que ha comparecido junto al ministro, ha dicho que los incrementos en la Comunidad de Madrid no son "tan importantes" como en las semanas previas, algo que ha dicho que es "esperable" porque no se podían mantener esos aumentos.

"A medida que se va aumentando el volumen de casos una misma cifra bruta de casos implica un porcentaje menor del total", ha dicho el epidemiólogo.

Ha señalado que "es cierto que algunos indicadores pueden estar reduciendo la velocidad de incremento pero ha ofrecido un dato: la incidencia nacional el viernes pasado era de 282 casos por 100.000, la de hoy de 290 por 100.000 mientras que la de la Comunidad de Madrid ha pasado de 721 a los 775 por 100.000 actualmente.

"Los datos micro pueden hablar en algún sentido pero los datos genéricos desde luego no muestran esa misma tendencia", ha apostillado Simón, que también ha hecho referencia a la presión asistencial en la región.

En general, en el país, ha dicho el epidemiólogo la situación es muy variable, no solo en incidencia sino también en cuanto al impacto en el sistema sanitario, y si ahora los casos son más leves que en la primera ola, el volumen detectado implica que progresivamente "nuestro sistema asistencia se está saturando", y es la Atención Primaria la que más lo está notando.

Por ello, ha dicho que el aumento progresivo de la presión asistencial en algunas comunidades autónomas está provocando que estén en situación de dejar hacer actividades ya programadas.