EFEAtenas

El ministro de Asuntos Marítimos griego, Yannis Plakiotakis, señaló este martes que su país todavía no ha recibido una solicitud formal del petrolero iraní Adrian Darya 1 para atracar en el puerto heleno de Kalamata.

En declaraciones a la cadena privada de televisión Skai, Plakiotakis declaró que el Gobierno de Atenas no se pronunciará sobre el tema hasta que el buque haya aclarado sus intenciones.

Plakiotakis precisó que Grecia está siguiendo de cerca el curso del barco, que según el portal Marine Traffic se encontraba esta mañana en aguas del mar Mediterráneo, en un punto situado entre la ciudad española de Cartagena y la argelina de Orán.

De confirmarse que el petrolero se dirige hacia el puerto griego de Kalamata, como se desprende de la ruta ofrecida por el citado portal de rastreo de embarcaciones, el buque podría arribar la península del Peloponeso el próximo domingo.

Según los reglamentos marítimos, la solicitud para atracar debe llegar con al menos 48 horas de antelación.

El Adrian Darya 1 (antes Grace 1) abandonó el domingo Gibraltar, donde permaneció retenido desde principios de julio, acusado por Estados Unidos (EE.UU.) de querer transportar 2,1 millones de barriles de crudo a las Guardias Revolucionarias en Siria y de violar con ello las sanciones de la Unión Europea (UE) contra ese país, un supuesto que Teherán negó en todo momento.

El pasado domingo zarpó de Gibraltar después de que los tribunales desestimaran una demanda de EE.UU. para que siguiera retenido.

Los tribunales gibraltareños argumentaron que las sanciones estadounidenses sobre Irán no se aplican en la legislación del Reino Unido ni en el resto de la UE, que tampoco consideran grupo terrorista a la Guardia Revolucionaria.

El portavoz del ministerio de Asuntos Exteriores iraní, Abás Musaví, insistió este lunes que "la acción del Gobierno británico y del Gobierno de Gibraltar de incautar el Grace 1 fue ilegal" y un acto de "piratería".

El portavoz adelantó que si EE.UU. intenta de nuevo inmovilizar al superpetrolero "se enfrentarán a graves consecuencias".

Según los medios griegos, un funcionario de la secretaría de Estado de EE.UU. ha advertido que para el Gobierno de Washington, cualquier ayuda al petrolero podría considerarse como un apoyo a una organización terrorista.

Estados Unidos ha establecido un mecanismo de sanciones para cualquiera que compre petróleo iraní. Grecia suspendió las compras el verano pasado, dentro del plazo específico que Washington había establecido para ocho países.

La tensión entre Irán y EE.UU. aumentó desde que el presidente estadounidense, Donald Trump, retirara a su país del acuerdo nuclear de 2015 y volviera a imponer sanciones a Teherán.

A esto se ha sumado una serie de incidentes en el golfo Pérsico, donde se han registrado desde mayo ataques a petroleros y cargueros, y derribo de drones.