EFEJerusalén

El Ejército israelí ha desplegado de nuevo una batería de misiles Cúpula de Hierro en la ciudad de Ashdod, al sur de Tel Aviv, por temor a una escalada de la violencia desde Gaza, informaron hoy a Efe fuentes militares.

La batería ha sido instalada por el temor de que milicias palestinas disparen cohetes contra esa ciudad portuaria, a raíz de la detención de nuevo del preso palestino Mohamed Alan y de la espiral de violencia en Jerusalén y alrededores.

Israel volvió a arrestar ayer a Alan, un abogado de Cisjordania al que acusa de ser miembro de la Yihad Islámica, tras haberlo liberado en agosto a raíz de una prolongada huelga de hambre que, según los médicos, le ha causado daño cerebral.

El miércoles, poco antes de salir del hospital, la Policía volvió a arrestarlo en el centro hospitalario Barzilai de la ciudad de Ashkelón y lo ha trasladado a un centro de detención donde, según su abogado, ha reiniciado la huelga de hambre para protestar su arresto administrativo.

La nueva orden de detención fue dictada por la Comandancia Central del Ejército israelí y se prolongará hasta el próximo 4 de noviembre, tal y como estipulaba la fecha original de su arresto, interrumpido por orden de un tribunal israelí el pasado 19 de agosto.

Según las fuentes militares, se teme una posible reacción de las milicias de Gaza por los acontecimientos en Jerusalén estos últimos días, donde se han registrado graves disturbios de manifestantes palestinos, y el asalto en al menos dos ocasiones de la Policía israelí a la Explanada de las mezquitas y su irrupción en el interior de Al Aqsa, tercera en la jerarquía del islam.

Hamás convocó el domingo a los palestinos a un día de la ira y a responder a los ataques contra esa mezquita, la tercera en la jerarquía del Islam y situada en la parte de la ciudad antigua que Israel ocupó en 1967 con el resto de Jerusalén este.

La situación se agravado en otras partes de la ciudad donde jóvenes palestinos han lanzado piedras y cócteles molotov contra vehículos israelíes, provocando la muerte el domingo pasado de una persona.