EFERoma

Italia ha registrado 78 nuevos fallecidos por coronavirus en las últimas veitincuatro horas, hasta el dato oficial de hoy, martes, mientras se produjo una importante reducción de enfermos en todas las regiones, según informó Protección Civil.

El total de las víctimas mortales es de 32.955 personas desde que comenzó la crisis, el pasado 21 de febrero, tras la detección del primer contagio local.

Sin embargo este aumento de 78 fallecidos es de los menores desde principios de marzo, después de los 50 del pasado domingo, cuando la región de Lombardía (norte), la más afectada, aseguró que no había detectado ningún muerto en los registros de sus hospitales.

Los contagios totales ascienden a 230.555 en todo el país, lo que supone solo 397 nuevos casos en las últimas veinticuatro horas, y además se produjo una importante caída del número de personas actualmente enfermas, 2.358 menos que ayer lunes.

Las infecciones detectadas son más que las 300 del día anterior, pero también se han hecho casi veinte mil pruebas más pruebas que ayer en el último día, un total de 57.674.

En Italia actualmente hay 52.942 personas enfermas con la COVID-19, la gran mayoría, 44.504, aisladas en sus domicilios con síntomas leves o directamente sin ellos.

Por otro lado 7.917 se encuentran hospitalizados y 521 reciben cuidados intensivos, 20 menos que ayer, lo que sigue confirmando una menor presión en los hospitales del país.

Lombardía sigue a la cabeza de las regiones más daminificadas, aunque con cifras mucho más contenidas que en los últimos tiempos: en el último día han muerto 22 personas, una caída respecto a las 34 de ayer, y los contagios solo aumentaron en 159.

En este contexto Italia sigue su proceso hacia la "nueva normalidad" después de que desde el pasado 18 de mayo permitiera la apertura de prácticamente todos los sectores y la libre salida de la gente de sus casas tras casi dos meses y medio de confinamiento.

Desde ayer la gran mayoría de las regiones, excepto Lombardía y Basilicata (sur), han permitido la reapertura de sus gimnasios, centros deportivos y piscinas.

La próxima fecha en el calendario de la desescalada italiana, tras casi dos meses y medio confinada, desde el 10 de marzo, será el próximo 3 de junio, cuando se permitirá el movimiento entre regiones.

Y también se abrirán las fronteras externas para permitir la llegada de ciudadanos de la Unión Europea sin necesidad de que guarden cuarentena, una medida dirigida a ayudar la temporada turística del verano.