EFENueva York

Un grupo de mujeres jóvenes, latinas y del ala progresista del Partido Demócrata se impuso en las primarias demócratas de Nueva York a varios veteranos políticos, más conservadores y que llevaban años en sus cargos.

Catalina Cruz, Jessica Ramos y Julia Salazar, todas de origen colombiano, salieron por la puerta grande en los distritos de Queens y Brooklyn tras conocerse los resultados de la elección celebrada este jueves, en que la se eligió a los candidatos del partido para los comicios del próximo noviembre.

Estas mujeres comparten además su triunfo con Alexandria Biaggi y Karines Reyes, de El Bronx, en lo que se prevé aumentará la presencia femenina y latina en la legislatura estatal a partir del próximo año.

Tradicionalmente, quien gana las primarias gana la elección general en la ciudad de Nueva York, donde los republicanos tienen poca influencia.

Del total de 150 asientos en la Asamblea estatal, 45 están actualmente ocupados por mujeres de las que sólo seis son latinas.

En el Senado, de 63 miembros, 15 son féminas y sólo una es latina, Marisol Alcántara, de origen dominicano, y que perdió su primaria.

Las nuevas candidatas han seguido los pasos de Alexandria Ocasio-Cortez, de 28 años y origen puertorriqueño, que se define como socialista, que el pasado junio hizo historia al derrotar al poderoso y veterano congresista Joe Crowley, conocido como "el rey de Queens".

En el caso de Ramos y Biaggi, las dos pusieron fin a la carrera de demócratas que se habían aliado en el Senado con republicanos, y que formaban parte de la llamada Conferencia Demócrata Independiente (IDC por siglas en inglés), que se creó en 2011.

Al unirse a los republicanos, ese grupo de demócratas, liderados por el senador Jeff Klein, de El Bronx, permitió al partido rival mantener el dominio de la Cámara Alta.

Pese a ello, los legisladores contaban para esta primaria con el respaldo de la maquinaria del Partido Demócrata.

Sin embargo, una mayoría de los miembros de la IDC fueron derrotados este jueves en sus primarias por candidatos progresistas.