EFEBruselas

El presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, criticó hoy el proyecto de ley con nuevas sanciones a Rusia aprobado por la Cámara de Representantes de Estados Unidos y aseguró que actuará "en cuestión de días" si estas perjudican indirectamente los intereses de la Unión Europea (UE).

"'América primero' no puede significar que los intereses europeos son los últimos", declaró Juncker en un comunicado difundido tras la reunión semanal de comisarios europeos, nota en la que Bruselas alertó de que las represalias que se dispone a aplicar Washington puedan tener efectos colaterales en el sector energético europeo.

El Ejecutivo comunitario avisó del "posible impacto" del texto legislativo en la "independencia energética de la UE", ya que se plantea "la imposición de sanciones a cualquier compañía, incluyendo las europeas, que contribuyan al desarrollo, mantenimiento, modernización o reparación" de las infraestructuras rusas para la exportación de hidrocarburos.

"Dependiendo de su implementación, esto podría afectar a la infraestructura de transporte de recursos energéticos a Europa, por ejemplo, en el mantenimiento y modernización de los conductos rusos que nutren el sistema de transito de gas de Ucrania", señaló la Comisión Europea.

Las posibles sanciones de Washington a Moscú "también podrían tener impacto en proyectos cruciales para los objetivos de diversificación energética de la UE como el proyecto de Gas Natural Licuado del Báltico", agregó la CE.

Bruselas, que subrayó la importancia de aplicar sanciones a Rusia, criticó abiertamente que Estados Unidos se disponga a legislar en esa dirección de manera unilateral con su nueva batería de medidas.

Juncker recordó que ya en la pasada cumbre del G7 en Italia, en la que participó el presidente estadounidense, Donald Trump, se destacó la importancia de la unidad en la comunidad internacional a ese respecto pues, a su juicio, es la única forma de lograr que se apliquen los Acuerdos de Minsk para resolver el conflicto entre Ucrania y Rusia.

"Este es un objetivo central que comparten la Unión Europea y Estados Unidos", dijo el presidente de la Comisión Europea.

Por ello, el máximo responsable de la CE aseguró que Bruselas "actuará apropiadamente en cuestión de días" si no se tienen en cuenta las "preocupaciones" del Ejecutivo comunitario.