EFEParís

Kazajistán pone el desarrollo de sus infraestructuras de transporte y de vivienda, junto a la industrialización, como sus grandes objetivos para el futuro económico del país, que le permitan ingresar entre los 30 países más avanzados del mundo.

En una entrevista con Efe, la secretaria de Estado de Kazajastán -una de las posiciones más altas del Gobierno-, Gulshara Abdykalikova, explicó que esos ejes, junto a la inversión en educación y en instalaciones energéticas, permitirían al país superar los desafíos a los que se enfrenta.

"Si se toman las buenas decisiones, atravesaremos bien las turbulencias económicas", señaló Abdykalikova, en visita oficial a París.

La responsable destacó que esa misma convulsión económica, en su país y en todo el mundo, es una de las causas por las que la Asamblea del Pueblo propuso adelantar las elecciones presidenciales, que se celebrarán el próximo 26 de abril.

Según la Constitución, además, no pueden celebrarse en el mismo año comicios parlamentarios y presidenciales, lo que fue otra de las razones para adelantar la convocatoria a las urnas.

"Prevemos que más de 400 observadores internacionales podrán estar presentes en estas elecciones", dijo, en referencia a los observadores independientes y miembros de la OSCE que acudirán a la cita electoral.

Abdykalikova aseguró que "a poco más de una semana, todo está bien organizado para que el pueblo kazajo pueda tomar una decisión".

Frente al actual presidente y gran favorito, Nursultán Nazarbayev, concurren Turgun Syzdykov, del Partido Comunista, y Abelgazy Kussainov, presidente de la Federación de Sindicatos y que se presenta sin el apoyo de un partido.

Las últimas elecciones presidenciales tuvieron lugar el 3 de abril de 2011, en las que Nazarbayev logró el apoyo del 95,55 por ciento de los votos.

Abdykalikova abogó por, una vez finalizadas las elecciones, "concentrarse en la realización de los objetivos ambiciosos sin distracciones, para poder realizar nuestras políticas plenamente".

Después de unos años noventa de grandes dificultades económicas, tras obtener la independencia de la Unión Soviética, Kazajistán creó un fondo nacional con los ingresos de la industria petrolífera a través del que se inyectaron unos 10.000 millones de dólares en la economía entre 2007 y 2009.

A partir de este año y hasta 2017, señaló la secretaria de Estado, "vamos a destinar cada año 3.000 millones de dólares" procedentes del mismo fondo.

Con ese dinero se pretende dar una especial atención a las carreteras que irradian desde la capital al resto del país y beneficiar al transporte.

Asimismo, las autoridades kazajas pretenden atraer a un centenar de nuevos inversores en el segundo programa de industrialización porque, como recordó Abdykalikova, al obtener la independencia, la mayoría de empresas en Kazajistán tuvieron que cerrar porque eran dependientes de otros países.

También se desarrollarán las infraestructuras de vivienda y las de energía, con la construcción de dos nuevas centrales en el lago Baljash, además de reformar y levantar escuelas, sobre todo en el ámbito rural.

Respecto a las políticas de género, Abdykalikova destacó que su país se ha marcado el objetivo de contar con un 30 % de mujeres en puestos de toma de decisión política, mientras que ya cuenta con un 20 % de féminas en el Parlamento.

La secretaria de Estado abordó este asunto en una reunión en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) sobre la promoción de mujeres en la economía.

"La estrategia de desarrollo de igualdad de sexos para 2006-2016 prevé la participación económica de las mujeres en las pymes y en los grandes proyectos de infraestructura. Ahora, puedo decir que en el sector de las pymes hay un 50 % de mujeres", destacó.

Y respecto a los campos de la gobernanza que se pueden mejorar, Abdykalikova, haciendo suyas las palabras de Nazabayev, destacó "la creación de un servicio público profesionalizado, la preparación de los jueces y la diversificación de la economía".

Por último, apostó por desarrollar los "valores espirituales" del país de forma que se preserve la armonía y la amistad entre las 130 etnias diferentes que lo pueblan.