EFEMadrid

La epidemia ha vuelto a rebasar la barrera de los 200 fallecidos diarios con coronavirus tras cinco días consecutivos por debajo de esa cifra, si bien el 60 por ciento de las 217 nuevas defunciones se han producido en una única comunidad autónoma: Cataluña.

De hecho, los servicios catalanes de salud pública están "verificando" si las 131 muertes que ha comunicado al Ministerio de Sanidad son realmente nuevos o pueden asociarse a retrasos de notificación o a una "zona concreta" donde pudiera haber habido "algún problema" hace un mínimo de 14 días, que es el tiempo que se tarda en incubar el virus.

Así lo ha explicado en su rueda de prensa diaria el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, en la que ha querido dejar claro que "ahora mismo, en absoluto" se debe asociar este incremento de víctimas mortales a los cambios de fase en los distintos territorios.

Hasta hoy, han perdido la vida 27.321 personas con coronavirus desde que estallara la pandemia; por primera vez en los últimos cinco días, la cifra diaria ha rebasado la barrera de los 200 pero ha bajado en Madrid (19); Castilla-La Mancha (17) y el País Vasco, (12).

El resto han presentado 8 o menos y, en el caso de Canarias, Cantabria, Murcia y La Rioja, además de las dos ciudades autónomas, ninguna.

También se han incrementado ligeramente los contagios diagnosticados por PCR hasta los 506, con lo que ya son 229.540. Más de la mitad de los nuevos se reparten entre Cataluña (195), y Madrid (88). Les siguen Castilla y León, con 68, y Andalucía, con 42, mientras que Castilla-la Mancha, que venía ocupando el cuarto lugar, ha tenido 17, los mismos que Aragón y uno más que Galicia.

Algunas como Asturias o Cantabria, así como Melilla, no han tenido ninguna infección en las últimas 24 horas; en Baleares, Canarias, Extremadura, país Vasco y La Rioja han sido 5 o menos.

Por ello, el ritmo del coronavirus se ha incrementado muy ligeramente hasta el 0,22 % frente al 0,19 % de las últimas jornadas, pero la incidencia acumulada en los últimos 14 días para el total de España es algo más bajo que la víspera, con 24,52 casos por cada 100.000 habitantes.

No obstante, la evolución de la epidemia es "muy coherente" en todas las comunidades y permite pensar que "estamos todavía en una situación muy favorable", ha destacado Simón.

A los confirmados por PCR se añaden un total de 43.106 casos diagnosticados por test de anticuerpos, con los que positivos detectados en España ascienden a 272.646. De ellos, 48.860 son profesionales sanitarios, 1.228 más que este miércoles, cuando se contabilizaron tan solo 253.

Tras las dudas que surgieron después de que algunos hospitales hubieran informado de un aumento de las infecciones entre menores de 10 años, Simón ha señalado que ese incremento es proporcional en todos los grupos de edad y que, por eso, no cree que haya estado relacionado con el alivio del confinamiento de los niños.

Mientras, las personas que han superado la COVID-19 ya suponen 143.374, un 1,8 % más en las últimas 24 horas con otras 2.551 infecciones resueltas.

Las hospitalizaciones han bajado de las 512 de ayer a 330 nuevas, y 124.225 en total; en este caso, es Madrid la que ha notificado el mayor número (106). Por detrás está Castilla y León; País Vasco, con 39, y Cataluña, con 38.

En el otro extremo están los archipiélagos, en los que no ha habido nuevas hospitalizaciones, y en otras cinco -Cantabria, Extremadura, Murcia, Navarra y La Rioja- no han llegado a 10.

También ha descendido la cantidad de pacientes que han requerido cuidados intensivos, que de los 65 de ayer han caído a 29 hoy, la mitad de ellos (14), en Cataluña. Madrid ha ingresado a 9 enfermos en sus ucis y las demás ninguno, salvo Castilla-La Mancha y País Vasco, que han comunicado 2 cada una, y Andalucía y Castilla y León, 1.

El nuevo repunte llega un día después de que se dieran a conocer los resultados preliminares de la primera oleada del estudio de seroprevalencia, según el cual, el 5 % de la población española tendría anticuerpos contra el coronavirus.

Lo cual viene "a corroborar que las medidas que se han ido proponiendo son las correctas" y que no se podía utilizar la inmunidad de rebaño como indicador para diseñar la desescalada, ha dicho el doctor.

A las ya en marcha para controlar la epidemia podrían añadirse otras como el uso obligatorio de mascarillas, sobre lo que mañana consultará a las comunidades el ministro de Sanidad, Salvador Illa.

Lo importante en esta transición a la nueva normalidad es tener "mucha prudencia y andar con mucho cuidado" para que sea "progresiva en las zonas donde se establezca la situación adecuada" y, sobre todo, tener una "vigilancia extrema en la detección de nuevos casos que puedan implicar riesgos de nuevos rebrotes".

La macroencuesta arroja una gran variabilidad geográfica de la prevalencia, que se mueve entre el 2 % de Ceuta, Murcia, Melilla, Asturias y Canarias a más del 10 % de Madrid y Castilla-La Mancha.

Pero ninguna, ha avisado Simón, "llega a tener esa inmunidad de rebaño que nos podría proteger de futuros rebrotes", que puede haberlos "en todas partes si no aplicamos las medidas de prevención que se están aplicando".

"Si tuviéramos a toda la población inmunizada o vacunada el rebrote sería imposible", pero como no es así, el repunte "no va a depender tanto de la tasa de seroprevalencia como de lo prudentes que seamos todos a la hora de establecer nuestras relaciones sociales con las personas que tenemos a nuestro alrededor", ha redundado.

De forma que "si conseguimos mantener unas semanas esas medidas estrictas y que desaparezcan todas las cadenas de transmisión actuales", llegará el momento en que, "si no hay transmisión del virus, no tendría por qué haber repuntes".

"Pero eso depende de todos", de Salud Pública, de la Atención Primaria, de la Atención Hospitalaria y, "sobre todo, de la población". A partir de ese momento, "el riesgo estaría en posibles importaciones de virus".

Al ser preguntado por relación entre manifestaciones y salud tras las protestas de vecinos de la madrileña calle de Núñez de Balboa, Simón ha considerado que estos eventos "no tienen por qué ser en sí el origen de la transmisión" del coronavirus y que no se las puede atribuir "en periodos preepidémicos o a finales un impacto muy grande si no consideramos muchas otras variables".