EFEZagreb

La elección del polaco Donald Tusk como nuevo presidente y la adopción de una estrategia sobre cambio climático son los principales aspectos del congreso del Partido Popular Europeo (PPE) que se celebrará en Zagreb este miércoles y jueves.

El conservador PPE, la principal fuerza política en la Unión Europea (UE), renovará en la reunión su cúpula directiva en un congreso que lleva por nombre "Una Europa. Nuestro Planeta. Vuestro Partido", con la asistencia de unos 2.000 representantes de alrededor de 40 países.

Entre los asistentes se cuentan la canciller alemana, Angela Merkel, el presidente saliente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y quien le sustituirá en el cargo, la alemana Ursula von der Leyen.

Participarán del Partido Popular de España su presidente, Pablo Casado, el secretario general, Teodoro García Egea, y otros miembros del comité de dirección, así como la presidenta del Comité de Derechos y Garantías, Andrea Levy, y la presidenta del Comité Electoral, Belén Hoyo.

El congreso llega después de que el PPE perdiese votos en las elecciones europeas del pasado mayo y haya visto cómo sus representantes en la Eurocámara se redujeran de los 265 tras los comicios europeos de 2009 a los actuales 182.

La influencia política del PPE en la UE también ha descendido, actualmente Merkel es la única jefa de Gobierno del grupo entre los seis mayores países de la UE -Alemania, Reino Unido, Francia, Italia, España y Polonia-.

Para hacer frente a estos desafíos, el PPE renovará en Zagreb su dirección, con Donald Tusk, antiguo primer ministro polaco y saliente presidente del Consejo Europeo como único candidato para ser el próximo presidente, en sustitución del francés Joseph Daul.

En su mandato de cinco años como presidente del Consejo, Tusk ha sido un claro defensor de los valores europeos y de la democracia liberal, y no ha ahorrado críticas a la ultraderecha o a incluso a los representantes más derechistas del PPE, como el primer ministro húngaro, Viktor Orbán.

Precisamente, el PPE suspendió el pasado marzo la membresia del Fidesz, el partido de Orbán, por no respetar los valores de la familia política y acusar al presidente saliente de la Comisión, Juncker, de tener planes de traer a Europa a millones de refugiados.

En la reunión de Zagreb no está previsto que se trate la situación de Fidesz dentro del PPE.

Además de un nuevo presidente, el congreso también elegirá a los diez vicepresidentes del PPE, al secretario general y al tesorero.

La puesta en marcha de "una acción climática efectiva, empoderar a la juventud y proteger la democracia" en Europa son los temas claves que Daul y el secretario general del PPE, el español Antonio López-Isturiz, citan como centrales en la web del congreso.

También se adoptará una resolución titulada "Visión del PPE para un planeta sostenible. Reduciendo emisiones mediante la creación de empleos" y que condensa la estrategia de los conservadores sobre el cambio climático.

En el documento se reconoce que se debe hacer más para frenar el cambio climático aunque pide no caer en el fatalismo y defiende "medidas ambiciosas pero factibles para hacer que la UE sea neutral en carbono para 2050".

El PPE aboga por las energía limpias, pero también por la innovación y los incentivos económicos adecuados para que el tejido empresarial sea un elemento fundamental en la lucha contra la crisis climática.