EFEBruselas

El Parlamento Europeo (PE) dio luz verde este jueves al uso de dos partidas presupuestarias para paliar el impacto de la pandemia de coronavirus en los territorios europeos más afectados por el brote, avalando así la disponibilidad de hasta 37.800 millones de euros de las arcas europeas.

Reunida en una sesión extraordinaria que originalmente estaba prevista para la próxima semana, la Eurocámara aprobó también una suspensión temporal del sistema de permisos de despegue y aterrizaje de los aviones ("slots") para evitar los vuelos fantasmas.

La propuesta de Bruselas para destinar 37.000 millones de euros de la política de cohesión a la lucha contra el coronavirus salió adelante con 683 votos a favor, uno en contra y cuatro abstenciones, con lo que la Eurocámara avala el uso de esta línea presupuestaria para apoyar al sector sanitario, al mercado laboral y para apoyar a las pymes de todos los sectores afectados.

La propuesta de la Comisión recogía la cancelación de obligación para los países de la UE de reembolsar el monto de los fondos estructurales que no usaron en 2019, que asciende a 8.000 millones de euros que deberían haber devuelto antes de junio de este año y ahora supondrán un extra de liquidez que los Estados miembros podrán usar para invertir en la lucha contra el brote.

Según datos de la Comisión Europea, teniendo en cuenta la media de la tasa de cofinanciación de los países de la UE, estos ocho millones se combinarán con en torno a 29.000 millones de cofinanciación de presupuesto comunitario para movilizar un total de 37.000 millones de euros.

Por otro lado, los eurodiputados aprobaron por 671 votos a favor, tres en contra y 14 abstenciones que las emergencias de salud pública se incluyan entre las circunstancias que pueden activar la ayuda del Fondo de Solidaridad de la Unión Europea.

Originalmente, este fondo se destinaba a paliar el impacto de catástrofes naturales, como inundaciones, incendios forestales, terremotos, tormentas y sequías, y ha provisto a los Estados miembros de 5.000 millones de euros de apoyo tras su puesta en marcha en 2002.

Con la propuesta de la Comisión para enmendar las causas que permiten activar este fondo, la situación que ha generado el brote de COVID-19 entra dentro de los supuestos que recoge esta partida.

Según datos del Parlamento, esto pondrá a disposición de los países de la UE 800 millones de euros adicionales.

Por último, los eurodiputados dieron luz verde por 686 votos a favor, cero en contra y dos abstenciones a la eliminación temporal del sistema de permisos para aterrizar y despegar en una franja horaria concreta (slots), que obliga a las compañías a usar al menos el 80 % de las frecuencias que se les asignan para el despegue y aterrizaje.

Como la consecuencia de no utilizarlas es perderlas en la temporada siguiente, las aerolíneas han estado operando vuelos vacíos, conocidos como "vuelos fantasma", en pleno auge de restricciones de viaje por la pandemia, con muchos países impidiendo la entrada de nacionalidades específicas y una recomendación general de evitar los viajes no esenciales.

UN PLENO PRÁCTICAMENTE REMOTO

Apenas unos cuarenta eurodiputados acudieron en persona a la sesión en Bruselas por las restricciones sanitarias y de movimiento que ha impuesto el brote de coronavirus, que suma ya más de 200.000 contagios y 10.000 muertes en Europa, pero la inédita puesta en marcha de un sistema de voto remoto permitió la aprobación prácticamente telemática de las tres propuestas.

Los eurodiputados recibieron en sus correos electrónicos personales un documento para imprimir, rellenar a mano y digitalizar, escaneándolo o tomando una fotografía del papel, que posteriormente enviaron a la secretaría general de la Eurocámara para el recuento, un proceso que se había probado en días anteriores.

Fuentes de varias delegaciones españolas destacaron a Efe la normalidad con la que se había desarrollado la votación y el "éxito" de que en la primera vez que se ha puesto a prueba durante un pleno se pronunciase un 97 % de los miembros, aunque algunos partidos señalaron estar "abiertos a cambios" si los servicios técnicos de la Eurocámara lo ven necesario.

La eurodiputada de IU Sira Rego, por su parte, añadió que el Parlamento Europeo "no puede no estar preparado para situaciones de este tipo" y advirtió de que la necesidad del voto telemático es "más recurrente de lo que pueda parecer", como por ejemplo ante una baja tras haber tenido un hijo.

"Al final han llegado a la conclusión de que el mejor sistema era este del manuscrito, que no deja de ser un poco medieval. No hay que darle muchas más vueltas, lo importante hoy eran las medidas que se van a poner en marcha", subrayó a Efe.

Según fuentes parlamentarias, este sistema se utilizará en uno o dos plenos más mientras la administración del Parlamento explora nuevas modalidades que permitan que el Parlamento pueda seguir ejerciendo su función legislativa.