EFEBarcelona

La explosión que este martes se registró en una empresa de la petroquímica de Tarragona, que causó dos muertos y ocho heridos, se originó en uno de los tanques reactores de la fábrica, donde se llevan a cabo las procesos químicos para conformar el óxido de etileno que fabrica la empresa.

El jefe operativo de los Bomberos de la Generalitat, Albert Ventosa, ha explicado este miércoles en rueda de prensa que la explosión del reactor afectó a una de las cisternas de la empresa, que esta mañana continúa ardiendo, en una combustión controlada por los bomberos.

Ventosa ha explicado que se desconocen aún las causas que dieron lugar a la explosión y que la prioridad ahora de la cuarentena de bomberos desplazados al lugar es controlar el riesgo estructural de las instalaciones de la empresa y de una edificación anexa, que ha colapsado.

En el exterior, ha indicado el jefe operativo de los Bomberos, no hay afectación ni se espera que la haya a medida que avancen los trabajos. De hecho, el conseller de Interior, Miquel Buch, también presente en la atención a los medios, ha asegurado que "la peligrosidad en la zona va remitiendo a medida que pasan las horas".

"El proceso de extinción -ha señalado Buch- evoluciona favorablemente pero aún tenemos un producto convulsionando que requiere un enfriamiento, y no podemos dar por finalizado el episodio".

Para controlar la combustión de la cisterna, en la que hay óxido de propileno, uno de los componentes que se utilizan para la fabricación del óxido de etileno, los bomberos están utilizando nitrógeno para minimizar el riesgo.

El conseller ha informado asimismo que se mantiene una zona de precaución alrededor de la empresa, y que siete de las factorías vecinas no han podido hoy iniciar sus trabajos con normalidad.

La explosión, que ocasionó un gran incendio, se produjo sobre las 18.41 horas de ayer martes en el reactor de la empresa Industrias Químicas del Óxido de Etileno (IQOXE), situada en La Canonja, junto a la N-340.

A consecuencia del accidente falleció un trabajador de la planta, cuyo cadáver ha sido encontrado esta mañana, y otros ocho resultaron heridos, uno de los cuales está en estado crítico y otro muy grave, ambos en la unidad de quemados del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona.

Un tercer herido de carácter grave, que estaba ingresado en el Hospital Joan XXIII de la ciudad tarraconense, será también trasladado este miércoles a la unidad de quemados del Vall d'Hebron.

Otra persona, un vecino del barrio de Torreforta de Tarragona, situado a unos dos kilómetros del lugar de la explosión, falleció al desplomarse parte de su vivienda, un hecho que ayer la Generalitat relacionó con el incidente de la petroquímica y sobre el que hoy han indicado que continúan las investigaciones.

Los bomberos están utilizado un dron para supervisar los riesgos estructurales de la empresa, que también han empleado para llevar a cabo una búsqueda segura del trabajador desaparecido y finalmente encontrado muerto esta mañana.