EFEMadrid

El abaratamiento de los carburantes y combustibles ha moderado la inflación interanual en febrero, que se situó en el 0,8 %, tres décimas por debajo del 1,1 % que marcó en enero.

De confirmarse el próximo 13 de marzo el indicador adelantado del índice de precios al consumo (IPC), esta moderación supone un cambio en la tendencia al alza registrada en los precios en los últimos tres meses, que puso fin a una inflación que rozó el cero durante septiembre y octubre.

El crecimiento casi cero del IPC tuvo lugar después de cinco meses consecutivos prácticamente a la baja, tras marcar en abril, con un 1,5 %, el máximo del 2019.

En la evolución mensual, los precios de consumo cayeron un 0,1 % respecto al mes de enero, según ha informado este jueves el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Para el director del Instituto de Estudios Económicos (IEE), Gregorio Izquierdo, la moderación de la inflación de febrero confirma la ausencia de presiones inflacionistas en la economía española y tiene efectos "positivos".

Por un lado, ha explicado en declaraciones a Efe, contribuye a la mejora de la renta real de las familias, lo que mejorará el consumo, al tiempo que ayuda a mejorar la competitividad vía precios de las empresas, habida cuenta el diferencial negativo respecto a la media de la zona euro.

No obstante, ha añadido que la moderación evidencia la actual situación de desaceleración y supone un estrechamiento de los margenes, dado que sufren un aumento de costes mucho mayor que los precios a los que venden sus productos, algo que "tendrá efectos negativos sobre la inversión y el empleo".

De cara a los próximos meses, el profesor del EAE Business School Juan Carlos Higueras ha manifestado la probabilidad de que esta tendencia continúe en los próximos meses, algo que dependerá "de si se aprueban o no los presupuestos generales".

Asimismo, también influirá el impacto que tenga sobre la economía "el efecto del contagio del coronavirus", ha señalado el profesor de EAE, dada la posibilidad de que afecte a la demanda mundial de las industrias sobre todo, las líneas aéreas y el consumo del combustibles.

"Hay claramente una caída en la demanda", ha dicho Higueras, quien ha recordado que el descenso del precio del petróleo de las últimas semanas, "de los 60 dólares a los 55 y cruzando la barrera de los 50...".

Además del coste energético, que supone un tercio del gasto en consumo de los españoles, el profesor de economía del IEB Javier Santacruz ha señalado a la bajada del precio de los alquileres como motivo de la moderación de la inflación.

Aunque "todavía no es demasiado visible para el ciudadano medio", ha dicho, lo cierto es que en las estadísticas se está empezando a notar el abaratamiento de los alquileres de vivienda, especialmente en las grandes ciudades, a lo que se suma la evolución del coste de los alimentos.

Tirando hacia arriba de los precios se encuentran productos regulados como los billetes de tren, autobús o metro, así como las telecomunicaciones, ha explicado Santacruz, quien prevé una inflación de entre el 0,5 % y el 1 %, por las incertidumbres de los costes energéticos y los productos alimentarios.