EFELondres

La investigación de la participación del Reino Unido en la guerra de Irak (2003) repartirá la culpa entre varios políticos, según adelanta hoy el diario británico "The Guardian" sobre el informe del magistrado John Chilcot que investigó el conflicto.

La llamada Comisión Chilcot, presidida por ese juez, puso en marcha una pesquisa entre 2009 y 2011 para indagar sobre los motivos que hubo detrás de esa contienda armada del Reino Unido y Estados Unidos, pero sus conclusiones aún no se han hecho públicas.

Fuentes relacionadas con el informe indicaron a "The Guardian" que la culpa no sólo recaerá en el ex primer ministro británico Tony Blair y sus más cercanos asesores, sino también en otros políticos de la entonces Administración laborista.

Entre ellos figuran Jack Straw, entonces ministro de Exteriores; John Scarlett, expresidente del comité de inteligencia del Gobierno; Richard Dearlove, entonces director de los servicios de espionaje MI6; Clare Short, que ocupaba el Ministerio de Cooperación Internacional, y el entonces ministro de Defensa, Geoof Hoon.

El diario añade que el informe cuestionará las decisiones militares tras la invasión de Irak de 2003, pero se culpará menos a los militares y más a otras personalidades políticas.

El informe Chilcot ha sido en los últimos meses centro de las críticas por el retraso en publicar las conclusiones.

El pasado día 13, las familias de 29 soldados británicos fallecidos en la guerra anunciaron que demandarán al juez que investiga la participación del Reino Unido en el conflicto si no fija una fecha para publicar sus conclusiones antes de fin de año.

También el primer ministro conservador británico, David Cameron, admitió recientemente sentirse frustrado por este retraso y ha pedido que se fije una fecha "muy pronto".

Chilcot aseguró el pasado mes que la investigación tenía "progresos significativos", pero indicó que no puede aún confirmar cuándo dará a conocer sus conclusiones porque necesita más tiempo para contactar con diversas personas que aparecen citadas en el informe, para que puedan defenderse y aportar sus puntos de vista.

La Comisión presidida por Chilcot interrogó a diversos testigos entre 2009 y 2011.