EFESanta Cruz de La Palma

El volcán de La Palma sigue escupiendo lava, que continúa su avance destructivo como pueden atestiguar los vecinos de Todoque, aunque lentamente, en una fase eruptiva de relativa estabilidad que los expertos ignoran cuánto tiempo se prolongará.

El comité científico que asesora al gabinete de crisis incluso duda de que el magma, que ahora se desplaza a apenas 4 metros por hora, llegue a desembocar en el mar. Todo dependerá de cómo evolucione la situación en las próximas horas.

La pasada noche el volcán tuvo bastante explosividad, que finalizó coincidiendo con el derrumbe parcial de la parte superior del cono principal del volcán, un fenómeno que los científicos apuntan que se puede volver a producir.

En cambio, la deformación de la superficie cercana al área de erupción no ha variado en las últimas horas y se mantiene en los 28 centímetros, por lo que hay una "minizona de estabilidad", según ha explicado el director técnico del Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias (Pevolca), Miguel Ángel Morcuende.

La lava, que ha ido ganando en viscosisad, de ahí que discurra más lenta, alcanza espesores entre 8 y 15 metros en su lengua más activa y la sismicidad continúa en bajos niveles.

La estimación de la tasa de emisión de dióxido de azufre (SO2) a la atmósfera por este proceso eruptivo oscila entre 6.140 y 11.500 toneladas diarias.

Estos valores, aunque correctamente medidos, están infraestimados por la gran dimensión del penacho de dióxido de azufre que se observa mediante satélite. La emisión de materiales alcanza los 3.000 metros.

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) prevé que la nube del volcán llegue a Tenerife, El Hierro y La Gomera en la jornada del jueves y baraja la posibilidad de que caiga lluvia ácida en algunos puntos de estas islas.

Según estimaciones del sistema europeo de satélites Copernicus, el dióxido de azufre procedente del volcán llegará el viernes a cubrir buena parte de la península ibérica, casi todo Marruecos y Túnez y las costas mediterráneas de Francia, Italia, Argelia y Libia.

Ahora bien, precisa que este fenómeno tendrá "repercusiones muy reducidas" sobre las condiciones meteorológicas y la calidad del aire en la superficie, ya que la mayoría del SO2 emitido se encuentra en capas muy superiores de la atmósfera.

El comité científico del Pevolca, por su parte, descarta que las precipitaciones previstas para las próximas 24 horas en Canarias tengan carácter ácido.

En cualquier caso, los expertos insisten en advertir de que nadie se acerque a zonas cercanas a la colada porque puede provocar daños en principio intangibles, sobre todo en ojos y pulmones.

Conforme a las últimas estimaciones, la superficie afectada por la lava abarca 140,44 hectáreas, con un frente de 600 metros.

Las viviendas afectadas serían unas 320, de acuerdo con el cálculo de Copernicus a primera hora de este martes, es decir, antes de que un muro de lava se adentrara en el barrio de Todoque, en Los Llanos de Aridane.

Pese al denodado esfuerzo del personal de emergencia por tratar de desviar el cauce de la lava para minimizar los daños materiales, tanto el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, como el del Cabildo de La Palma, Mariano Zapata, se han mostrado resignados: no hay nada que hacer ante la fuerza de la naturaleza.

"Es inviable redirigir la lava y no se puede realizar ninguna actuación al respecto", concluye el comité de crisis.

La ralentización de las coladas ha permitido, al menos, a los vecinos de Todoque (1.200 habitantes) regresar a sus casas para retirar enseres y documentos esenciales. Eso, en el caso de que sus viviendas sigan en pie, porque muchas ya han quedado sepultadas.

Todoque es, o era, un barrio con vida, con un consultorio médico, un colegio, una farmacia y un parque infantil. Pero ahora está vacío porque una tremenda lengua de lava lo atraviesa y ha sepultado parte de su historia diaria.

Un escenario de destrucción que los Reyes podrán contemplar mañana en la visita que realizarán a La Palma.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció el martes que su intención era regresar a la isla para participar de esta visita, tras participar en Nueva York en la asamblea general de Naciones Unidas.