EFEBruselas

La OTAN podrá mudarse a su nueva sede en Bruselas en julio de 2016, un mes después de acabados los trabajos de construcción de este proyecto multimillonario que arrastra un año de retraso, informaron hoy el Ministerio de Defensa y el Tribunal de Cuentas de Bélgica.

La OTAN encargó a Bélgica, y en particular al Ministerio de Defensa, la gestión en su nombre de la construcción de la nueva sede, situada justo en frente de su ubicación actual, y a tal efecto se firmó un memorando de entendimiento el 8 de diciembre de 2004.

La obra fue adjudicada el 25 de junio de 2010 al consorcio belga-holandés BAM Alliance por 457,6 millones de euros, un coste aproximadamente un 10 % inferior al que propusieron los otros competidores, recordó hoy la agencia Belga.

El proyecto ha sufrido retrasos y BAM pidió revisar el presupuesto.

El contrato de obras principales incluye la construcción de cinco edificios y el desarrollo de los alrededores.

Hay varias subcontratas trabajando en el proyecto -con participación de empresas españolas- y algunos trabajadores denunciaron el año pasado impagos y problemas de logística, seguridad y otros inconvenientes.

El ministro belga de Defensa, Steven Vandeput, informó en una comisión del Parlamento de su país de que el coste de estos trabajos, para los 24 de los 28 países de la OTAN que han pedido a Bélgica que se encargue de sus respectivas delegaciones nacionales, ha pasado de los 457,6 millones de euros a 556,2 millones.

Otros aliados, como Estados Unidos, han preferido encargarse ellos mismos de los trabajos en sus futuras delegaciones, por motivos de seguridad en el caso de Washington, según Belga.

La finalización de los trabajos de construcción se ha retrasado un año, dado que inicialmente estaba previsto que concluyeran en julio de 2015, según el Tribunal de Cuentas de Bélgica, que hace un seguimiento de este dossier.