EFEBruselas

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, señaló hoy que la Alianza realiza un seguimiento del despliegue de misiles balísticos rusos en el enclave báltico de Kaliningrado, los cuales están diseñados para llevar una carga convencional o nuclear.

"El despliegue de misiles Iskander en Kaliningrado es un nuevo ejemplo del refuerzo militar ruso cerca de las fronteras de la OTAN", indicó Stoltenberg en una rueda de prensa en víspera de la reunión de dos días de los ministros aliados de Defensa.

"Sólo es un elemento de un panorama más amplio", agregó.

Stoltenberg afirmó que esos misiles "duales" pueden llevar "cabezas explosivas convencionales pero también ojivas nucleares".

"Por supuesto nos preocupa el refuerzo militar ruso cerca de nuestras fronteras, que vemos en el este, pero también en el sur y en el Mediterráneo, cerca de Siria pero también de Turquía", un país aliado, comentó.

El político noruego subrayó que "estamos respondiendo de manera comedida y responsable", motivo por el cual "llevamos desde hace tiempo incrementando nuestra defensa colectiva con el aumento del despliegue de fuerzas en la parte este" de la Alianza.

"Todo lo que hacemos es defensivo. Es importante responder, pero no sobrerreaccionar", enfatizó.

Rusia ha trasladado misiles Iskander-M con capacidad nuclear a su enclave báltico de Kaliningrado, según informó este mes el Ministerio de Defensa ruso, que enmarcó el movimiento dentro de unos ejercicios militares rutinarios.

"Lo que sabemos es que lanzaderas de misiles balísticos Iskander, que es lo que podemos ver, han sido trasladadas desde la Rusia continental a Kaliningrado", comentó por su parte en un encuentro con la prensa el embajador estadounidense ante la OTAN, Douglas Lute.

También se refirió a que "no es el primer despliegue de este tipo", pero "no sabemos si hay presencia de armas nucleares en estos misiles".

"En el pasado, en despliegues de estos misiles, han hecho un ejercicio y después volvieron a marcharse. Vamos a vigilar esto", comentó Lute, y apuntó que en todo caso Kaliningrado "es territorio ruso, así que son legítimos los ejercicios de sus fuerzas en su territorio".

En su opinión, "la diferencia aquí sería que este despliegue se convirtiera en permanente y que se confirmara la presencia de armas nucleares".

"Sería un cambio en la actitud de seguridad que no promovería estabilidad sino que seguiría formulando interrogantes sobre inestabilidad", consideró el representante estadounidense, para quien "no sería un movimiento que ayudase".