EFEMadrid

La policía tendrá, si la justicia lo ratifica, la posibilidad de controlar el cumplimiento de las cuarentenas por coronavirus en Madrid, labor que se hará con identificaciones en las calles pero no supondrá que los agentes visiten los domicilios de las personas que den positivo.

La Orden 1262/2020 de la Consejería de Sanidad de Madrid, publicada este jueves en el Boletín Oficial de la región, establece que los datos de localización de las personas con medidas de aislamiento o cuarentena por covid-19 serán cedidos al 112 de la Comunidad de Madrid mientras el Plan Territorial de Protección Civil de la Comunidad de Madrid (PLATERCAM) esté activado.

Estos datos podrán ser facilitados a los cuerpos policiales (Policías locales, Cuerpo Nacional de Policía y Guardia Civil) a los servicios de inspección, incluidos los de inspección educativa, o a los servicios públicos de emergencia "cuando realicen tareas incluidas dentro de las operaciones de lucha contra la pandemia".

Se trata de una medida que ya se viene realizando en otras regiones donde se han aprobado propuestas parecidas, como Castilla-La Mancha, Aragón y Baleares.

Con esta decisión los agentes conocerán de forma inmediata si una persona debe estar en cuarentena y esa información se utilizará en los controles policiales o cuando sean identificadas en las calles, según informan fuentes policiales a Efe.

Así los policías no tendrán que vigilar el cumplimiento de las cuarentenas acudiendo a los domicilios de la región.

Sin embargo esta medida tiene que ser ratificada por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid para ser efectiva, por lo que aún no hay diseñado un dispositivo de seguridad para acometerla, detallan la fuentes.

Sobre este asunto los sindicatos de policía municipal, que son los que se volcarán más en esa labor, se han pronunciado de forma negativa, ya que es una labor más que se añade a su trabajos diarios de un cuerpo que está mermado por la escasez de la plantilla.

Tanto la Unión de Policía Municipal (UPM) como la Asociación de Policía Municipal de Madrid (APMU) consideran en declaraciones a Efe que se trata de un "brindis al sol".

El secretario general de UPM, Jaime Johnson, ha afirmado que este trabajo no lo puede realizar la policía por la "escasez de efectivos" que tienen, en un cuerpo que también notifica los positivos por coronavirus y controla las restricciones de movimientos en Madrid.

Y es que los agentes municipales tienen una plantilla "muy mermada", han pasado de 7.000 a 5.600 agentes, y la "carga de trabajo" es muy grande, añade Johnson.

En la misma línea, el dirigente de APMU, Carlos Bahón, señala que no disponen de "efectivos suficientes" ni de la "capacidad humana" para hacerlo "efectivo", ni dejando a parte el "resto de volumen de trabajo" que tienen actualmente.

Los agentes de la Policía Municipal de Madrid recibieron el pasado 23 de septiembre una instrucción por que sus efectivos son los encargados de notificar de forma individualizada los positivos por coronavirus en los domicilios.

En la orden, a la que ha tenido acceso Efe, reconocen a los policías que "deberán hacer frente a un numero muy importante de las notificaciones en tanto no cambie el signo de a curva de contagios de la pandemia en la ciudad".

Este requerimiento se deberá entregar "con la mayor urgencia posible" y siempre "antes de que transcurran 24 horas" desde la recepción del mismo por la Dirección General de Salud Pública.