EFELogroño

El Gobierno de La Rioja ultima un acuerdo de colaboración con el País Vasco para la cesión de equipamiento sanitario con el fin de incrementar la capacidad asistencial de la UCI, ante la previsión de un aumento de las hospitalizaciones por covid-19 hasta mediados del mes de febrero.

La portavoz del Ejecutivo riojano y consejera de Salud, Sara Alba, ha detallado este miércoles, en un rueda informativa posterior al Consejo de Gobierno, esta petición de colaboración, que se encuentra en una fase preliminar.

Alba ha apelado al marco de la solidaridad en el sistema público de salud para que, "en el caso de que la situación llegue a desbordarse en La Rioja", se pueda contar con la colaboración del País Vasco para atender a los riojanos, como ya hizo La Rioja con los pacientes de Castilla y León durante la primera ola de la pandemia.

Ha recordado que actualmente hay 56 personas ingresadas en la UCI del Hospital de San Pedro de Logroño, que, tras una reciente ampliación, ahora cuenta con 77 camas habilitadas, ante las "duras, durísimas" semanas vividas en esta unidad, en la que trabajan más de 280 profesionales sanitarios.

Así, 10 de los 16 quirófanos del Hospital San Pedro, centro sanitario de referencia en la región, se han destinado a atender a los pacientes más graves, además de la zona de reanimación y la destinada a cirugía mayor ambulatoria, tanto para enfermos de covid-19 como de otras patologías; y la situación en planta también es "muy complicada", ha dicho.

Ha reconocido que la pandemia ha obligado a aplazar todas actividades quirúrgicas programadas, con la excepción de las operaciones urgentes y las oncológicas, lo que provocará un aumento de 50 días en la lista de espera para ser operado en La Rioja, que se elevará a 125 días.

Hasta la semana pasada se pudo mantener la actividad quirúrgica programada en esta tercera ola, "pero ya no es posible", ha afirmado.

La ocupación total de la única UCI de La Rioja, situada en el Hospital San Pedro, alcanza el 82,35 %; y la incidencia acumulada a 14 días es de 1.286 casos por 100.000 habitantes.

Alba ha agregado que las últimas medidas restrictivas adoptadas en La Rioja son "suficientemente contundentes y potentes" para contener la curva de contagios y reducir la presión asistencial, por lo que ha descartado nuevas medidas hasta comprobar su grado de efectividad.

Entre esas medidas, en vigor hasta el próximo 23 de febrero, figuran el cese de todas las actividades públicas no esenciales, el cierre perimentral de todos los municipios y la prohibición de reunirse fuera del ámbito convivencial.