EFEBudapest

La Universidad Centroeuropea (CEU) de Budapest, financiada por el magnate estadounidense George Soros, denunció hoy los intentos legales del Gobierno conservador nacionalista húngaro para acabar con esta institución y su independencia académica.

"La propuesta (del Gobierno) significa una discriminación que apunta a la CEU y nuestra independencia académica, pero también la de toda la enseñanza superior de Hungría", dijo en rueda de prensa el rector de la universidad, Michael Ignatieff.

Hacía referencia a un proyecto de ley que el Gobierno del primer ministro Viktor Orbán publicó anoche y en el que asegura que la regulación de las instituciones de enseñanza superior extranjeras en Hungría debe ser revisada.

El rector, exigió hoy que el controvertido proyecto sea retirado, al tiempo que anunció que la universidad y su dirección "están abiertos a cualquier diálogo con representantes del Gobierno".

Según el proyecto de ley, las universidades extranjeras que funcionan en Hungría deben tener también una sede en el país de origen, en el caso de la CEU en Estados Unidos.

La iniciativa legal exige además que la universidad tenga un nombre en húngaro y no en inglés.

Por otra parte, prevé que los gobiernos de EEUU y de Hungría firmen un acuerdo sobre le funcionamiento de la universidad.

Según dijo Ignatieff, no hubo ni consultas ni diálogo entre el Gobierno y la universidad antes de redactar el proyecto de ley.

El rector adelantó hoy que la CEU "acudirá a todos los recursos legales para no cerrar".

"No cerraremos la universidad, no tendremos otro hogar que no sea Budapest. Éste es nuestro hogar", enfatizó Ignatieff, un conocido académico y exlíder de la oposición de Canadá.

Subrayó que esta disputa "ya está dañando las relaciones entre EEUU y Hungría, y también la libertad académica del país".

Por su parte, la embajada de Estados Unidos en Budapest indicó hoy en un comunicado que Washington rechaza "todo tipo de aspiración que pone en peligro el funcionamiento o la independencia de la CEU".

El secretario de Estado húngaro de Enseñanza, László Palkovics, aseguró que el proyecto de ley no fue redactado explícitamente en contra de la CEU, pero reconoció que la institución no podrá seguir funcionando bajo las nuevas condiciones que plantea el Gobierno.

Palkovics destacó que entre las universidades extranjeras que funcionan en Hungría la CEU es la única que no tiene un campus en su país de origen.

La CEU fue inaugurada en Budapest en 1991 y ofrece programas de posgrado en idioma inglés en diferentes materias como el Derecho, Historia o Ciencias Sociales, con anualmente más de 1.800 estudiantes de todo el mundo.

El posible trasfondo de esta disputa es el conflicto ideológico entre el Gobierno húngaro y Soros, un filántropo de origen magiar, al que Orbán -un antiguo becado del magnate- acusa de ser partidario de la inmigración y de apoyar a ONG liberales. EFE

mn/jk/emm