EFEMadrid

Las bolsas internacionales, con algunas excepciones como Hong Kong y Seúl -que han cerrado con ganancias-, han repetido hoy el mismo comportamiento: un ligero rebote en la apertura, un giro hacia las pérdidas poco después y un descenso cada vez más acusado a medida que avanzaba la sesión, aunque sin llegar a las fuertes caídas del lunes.

La expansión del coronavirus fuera de China -con focos en Italia, Corea del Sur e Irán- intranquiliza a los inversores, que buscan refugio en la deuda pública de países como Estados Unidos y Alemania.

El Ibex 35, el selectivo de la Bolsa española, ha caído hoy un 2,45 %, mientras que Londres se ha dejado un 1,94 %; Fráncfort, un 1,88 %; París, un 1,94 %; y Milán, un 1,44 %.

En Asia, la bolsa de Tokio, que no operó ayer, ha bajado un 3,34 %. Por el contrario, Seul ha subido un 1,18 % y Hong Kong, un 0,27 %.

El Ibex 35 acumula un descenso del 3,12 % en lo que va de año y ha vuelto a niveles de principios de diciembre. En dos jornadas, ha perdido más de 32.000 millones de euros de capitalización bursátil.

Los valores que más han bajado hoy han sido la constructora ACS (-4,73 %), la tecnológica Indra (-4,57 %), el Banco Sabadell (-4,48 %) y la fabricante de componentes para el automóvil Cie Automotive (-4,32 %).

Destacan también los descensos de empresas turísticas como Amadeus (-4,17 %) y Meliá (-3,50 %), y las caídas del resto de los bancos: CaixaBank (-3,09 %), BBVA (-3,22 %), Santander (-3,09 %), Bankia (-2,91 %), y Bankinter (-1,58 %).

Según Joaquín Robles, analista de XTB, los bancos se han situado entre las empresas más bajistas porque el sector financiero "es de los más vulnerables a este tipo de entornos".

En su opinión, un menor crecimiento económico derivado de la extensión del coronavirus podría propiciar nuevas medidas de estímulo por parte de los bancos centrales, lo que dificultaría aún más la posibilidad de que las entidades financieras aumenten sus beneficios.

En términos más generales, Aitor Méndez, de IG España, apunta que la irrupción del virus en Europa "ha provocado un fuerte repunte de la aversión al riesgo en todos los mercados y especialmente en la renta variable europea".

En la misma línea, Luc Filip, del banco suizo SYZ, asegura que la extensión de la enfermedad aumenta el riesgo de que el coronavirus "pase de ser un problema de producción y consumo en China a uno verdaderamente mundial", lo que, a su juicio, "podría ejercer una fuerte presión a la baja sobre el crecimiento económico mundial".

El precio del petróleo, que también había iniciado la jornada con leves subidas, cotiza otra vez a la baja. El Brent, de referencia en Europa, cae más del 1 % y el Texas, referente en EEUU, casi un 2 %.

En este contexto de incertidumbre y aversión al riesgo, la inversión se ha dirigido a la deuda pública de países con economías fuertes, como EEUU y Alemania, a pesar de su escasa rentabilidad.

Como resultado, la rentabilidad del bono alemán a diez años ha descendido por debajo del -0,50 % por primera vez desde octubre, mientras la del bono estadounidense del mismo plazo ha tocado su mínimo histórico.

Por el contrario, la prima de riesgo de la deuda italiana -diferencia de rentabilidad con el bono alemán a diez años- ha llegado a superar los 150 puntos.

A diferencia de otros activos refugio, el oro ha bajado hoy casi un 1 % y se aleja de los niveles alcanzados ayer, cuando marcó nuevos máximos desde 2013.