EFEÁvila

Los gobiernos de Castilla y León y Castilla-La Mancha decretarán el confinamiento perimetral de sus territorios para prevenir la expansión de los contagios de la covid-19 hasta el próximo 9 de noviembre, mientras que Madrid pedirá al Gobierno cerrar por días de cara únicamente al puente de Todos los Santos.

Así lo han anunciado la presidenta madrileña Isabel Díaz Ayuso, el castellanoleonés Alfonso Fernández Mañueco y el castellanomanchego Emiliano García Page, reunidos en Ávila para abordar esta y otras cuestiones relacionadas con la gestión de la pandemia.

Fuentes de la Comunidad de Madrid han aclarado posteriormente a Efe que si el Gobierno central no permite cerrar solo el fin de semana, la presidenta regional no confinará perimetralmente la región.

Ayuso ha explicado, durante una comparecencia conjunta sin preguntas de la prensa de los tres presidentes, que está dispuesta a cerrar la Comunidad de Madrid en el puente de Todos los Santos del próximo fin de semana si el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, acepta la opción de hacer confinamientos en las comunidades autónomas "por días".

"Podemos intentarlo, este puente es una buena oportunidad", ha dicho Ayuso tras la reunión, ya que ha reconocido que tiene "un compromiso" con las autonomías vecinas porque es consciente de que en el puente "va a haber muchos desplazamientos".

No obstante, ha explicado que en su caso, antes de tomar la decisión, pedirá por carta al presidente del Gobierno que permita perimetrar las comunidades autónomas "por días".

En la carta, enviada tras la reunión, Ayuso le pide a Sánchez que suprima del Real Decreto del estado de alarma decretado por el Gobierno el 25 de octubre para todo el país el apartado que especifica que las limitaciones de movilidad sólo son eficaces en un periodo superior a siete días naturales, ya que cree que esto puede ser "contraproducente" para adoptar medidas "proporcionadas y lo menos restrictivas de derechos que sea posible".

Ayuso ha defendido las medidas que ha puesto en marcha la Comunidad de Madrid para tratar de contener el coronavirus, como la restricción a la movilidad por zonas básicas de salud, actualmente en vigor en 32 áreas, ya que asegura que cuanto más pequeños sean los perímetros "funcionan mejor y son más efectivos".

"Pero tener perimetrada la Comunidad de Madrid no nos indica nada, nuestros técnicos sanitarios en ningún momento nos han dicho que esto funcione, no tenemos un dato concreto que asegure que perimetrar toda la Comunidad de Madrid sirve", ha añadido.

Sin embargo, ha señalado que ha optado por buscar una "solución intermedia" al pedir a Sánchez un confinamiento por días, ya que es "sensato" hacer una vida "con el menos movimiento posible" y es consciente de que en el puente de Todos los Santos "va a haber muchos desplazamientos".

"Nos hemos quedado sin fiestas del Pilar, Fallas, San Isidro, Dos de Mayo, La Paloma, Semana Santa... sería un pecado celebrar este puente con fiestas", ha dicho.

Ayuso ha invitado a los presidentes de las dos Castillas a seguir hablando para ver si cierran finalmente las tres comunidades autónomas, ante la duda de que lo haga también Madrid.

En el caso de los presidentes de Castilla y León y Castilla-La Mancha ha existido coincidencia en que sus confinamientos perimetrales arrancarán el viernes y se prolongarán inicialmente hasta el 9 de noviembre, fecha en la que concluiría el primer periodo del estado de alarma previsto.

En el caso de Mañueco, ha anunciado que el cierre perimetral de Castilla y León será aprobado mañana en el Consejo de Gobierno y entrará en vigor el viernes a las dos de la tarde y estará en funcionamiento al menos hasta el 9 de noviembre, aunque ha apelado a la responsabilidad de los ciudadanos en los próximos días para llevar a cabo un "autoconfinamiento inteligente", que se traduce en "salir sólo lo imprescindible y necesario".

Fuentes del Ejecutivo autonómico han confirmado a Efe que será mañana cuando la Junta de Castilla y León aborde las medidas complementarias, entre las que baraja la posibilidad de recuperar también los confinamientos locales, en la línea de lo anunciado en el País Vasco y Murcia, entre otros territorios, con el sistema de 'semáforos' y niveles de alerta como referencia.

Mañueco ha sido el primero en intervenir en esta ronda de declaraciones institucionales, por lo que no se ha podido referir a la decisión de la Comunidad de Madrid, aunque ha subrayado que el incremento de los contagios está siendo "exponencial" en los últimos días y a que esto se traduce en la muerte de más personas y en el aumento de la carga de trabajo del personal sanitario, por lo que ha defendido la adopción de medidas "drásticas" a la vez que "proporcionadas".

Por su parte, García Page ha indicado que noviembre es un mes "diferente" en muchos aspectos al ser "temporada baja" y permite que se esté "a tiempo" de que la "temporada alta" que significa las navidades se pueda desarrollar con más normalidad.

También ha expresado que le "asusta" la movilidad que se puede producir por el puente de Todos los Santos porque puede "desnaturalizar" los sistemas de rastreo de cada población "con miles y miles de desplazamientos rápidos".

El presidente ha indicado que afrontan esta medida con "humildad" y con la sensación de que si se peca en algo que sea por ser excesivo a la hora de tomar medidas para preservar la salud de los ciudadanos, al tiempo que ha alabado que este tipo de decisiones se tomen de forma conjunta, hablando entre las distintas comunidades como han hecho Castilla La Mancha, Castilla y León y Madrid.

"La coordinación es determinante", ha dicho García-Page, quien ha defendido la necesidad de poner en marcha un "sistema de consulta multilateral" cuando la gestión de la pandemia recae en las comunidades autónomas con un estado de alarma decretado por el Gobierno.