EFEMadrid

Las mujeres mayores de 50 años con VIH tienen peor función física y calidad de vida que los hombres infectados del mismo rango de edad, a pesar de que tienen mejor recuperación inmunológica y menos factores de riesgo cardiovascular.

Lo constata una investigación internacional en la que han participado expertos de los hospitales universitarios Infanta Leonor y Ramón y Cajal, de Madrid, y la Universidad de Módena y Reggio Emilia (Italia), que ha sido presentado en el marco del Congreso Nacional de Gesida (Grupo de Estudio del Sida), que se celebra en Madrid hasta mañana.

Los investigadores evaluaron 1.126 adultos mayores con VIH, de los que 284 (el 25,2 %) eran mujeres y la mediana de edad era de 55 años.

De acuerdo a los resultados obtenidos en la escala SPPB (Short Physical Performance Battery), utilizada para detectar deterioro funcional precoz, y estableciendo una puntuación en la que nueve era la frontera para aquellas personas en riesgo de sufrir discapacidad, el 11,1 % de las mujeres obtuvo una puntuación por debajo de esa cifra, frente a un 5,6 % de los hombres, informa Gesida en una nota.

Los datos indicaron también diferencias entre sexos en cuanto al consumo de alcohol (el 80,6 % de las mujeres no bebía nada frente al 66,5 % de los hombres), enfermedades cardiovasculares (presentes en el 11 % de los varones y el 2,8 % de las mujeres), hipertensión (60,3 % en hombres y 38,7%, en mujeres), diabetes (11,65 % en mujeres y 22,9 %, en hombres) e insuficiencia renal (33,1 % en mujeres frente al 17,9 %).

Sin embargo, los investigadores no encontraron diferencias entre mujeres y hombres en cuanto a actividad física, ser fumador, dislipemia, EPOC, lipodistrofia, cirrosis, insuficiencia de vitamina D, sarcopenia, malignidad por SIDA, entre otros.

El Índice de Masa Corporal medio fue de 23,4 en mujeres y 24,9 en hombres.