EFEMoscú

El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, hizo hoy un llamamiento a las facciones palestinas para que se unan para negociar un acuerdo de paz con Israel y para hacer frente a los intentos "unilaterales" de EEUU de hacer descarrilar iniciativas como la árabe y las resoluciones de la ONU.

"Lamentablemente, la situación actual en el tema palestino-israelí no es satisfactoria, sino muy alarmante. Vemos el mayor peligro en la postura estadounidense, que busca promover enfoques unilaterales sin tener en cuenta la opinión de otros miembros de la comunidad internacional", declaró Lavrov al reunirse en su ministerio con representantes de doce facciones palestinas en Moscú.

A iniciativa de Moscú, representantes del movimiento islamista Hamás, del partido nacionalista Al Fatah -mayoritario en la OLP- y de la Yihad Islámica llegaron el lunes a la capital rusa junto a otras facciones para llevar a cabo consultas de tres días.

EEUU, añadió el jefe de la diplomacia rusa, pretende "socavar los instrumentos legales internacionales más esenciales y claves para (lograr) un acuerdo" de paz en Oriente Medio.

"Los colegas estadounidenses han propuesto nuevas vías para resolver este problema. Han prometido durante dos años la firma de un acuerdo del siglo, pero podemos ver que un eventual acuerdo socavaría cualquier esfuerzo hecho hasta ahora" para traer la paz, consideró Lavrov.

Indicó que, en su opinión y por lo que Moscú ha oído hasta ahora de aquellos que están "vinculados a esta postura unilateral", el acuerdo que promovería Washington "sería absolutamente diferente a la idea de la creación de un Estado palestino viable dentro de las fronteras de 1967, con posibles intercambios, y siendo Jerusalén Este su capital".

Lavrov afirmó que "actores externos con agendas diferentes" a un acuerdo de estas características "harán lo que puedan para desunir" a los palestinos.

Por ello, el ministro recalcó que Rusia cree que el acuerdo alcanzado en El Cairo en 2017 "incluye un compromiso viable para la unidad nacional que toma en cuenta los intereses de todos".

En octubre de 2017, Hamás y Al Fatah firmaron un acuerdo para poner fin a más de una década de distanciamiento y división entre ambos movimientos, desde que los islamistas tomaran el poder en Gaza y la Autoridad Nacional Palestina gobernara desde entonces solo en Cisjordania.

El pacto estipulaba la formación de un gobierno que controlaría ambos territorios, la convocatoria de elecciones generales y la integración de Hamás en la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), todas ellas condiciones incumplidas hasta ahora por la falta de acuerdo en las rondas de conversaciones.

"Ustedes deberían estar unidos en las negociaciones con los israelíes", enfatizó Lavrov ante los representantes palestinos, y dijo que ello puede alcanzarse en torno a la OLP.

El ministro ruso consideró que un paso adelante sería la adopción de una declaración conjunta en este sentido de las fracciones presentes en Moscú.