EFEMadrid

Más de 2.100 muertos, con el mayor número de fallecidos (462) en un solo día, y 33.089 contagiados, tras registrarse 4.527 nuevos casos. Con estos datos ha comenzado la semana calificada como clave para ver la evolución de la pandemia en España y si están funcionado las medidas de confinamiento decretadas por el Gobierno.

El director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, ha informado en su habitual comparecencia diaria de que hay 2.355 ingresados en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), un 32 por ciento más que el domingo, y de que 3.355 se han recuperado.

Los números absolutos son contundentes, pero hay alguna tendencia, que aún se debe confirmar, que abre una pequeña grieta a la esperanza: no sube la tasa de contagios e incluso disminuye, aunque con algún pico de sierra, en el principal foco de la epidemia, Madrid, que, tras instalar en Ifema un gigantesco hospital de campaña, ha decidido utilizar el Palacio de Hielo como morgue para hacer frente a la escalada de defunciones.

TENDENCIAS

Simón ha hecho algunas reflexiones en esta dirección, como la que incide en que el incremento de infecciones confirmadas ha sido del 14 por ciento, lo que significa que se mantiene la tendencia, "sin lanzar las campanas al vuelo" y habida cuenta, ha dicho, de que ha sido fin de semana y ha podido haber un retraso en las notificaciones.

También ha querido subrayar que los ingresos en las UCI se han reducido "progresivamente" respecto al total de pacientes hospitalizados, al haber pasado del 15 al 13 por ciento. Son, ha apuntado, "pequeñas reducciones que dan esperanza de que el problema se está conteniendo".

En esa misma línea de examen de tendencias, es significativo el descenso que, aunque con algún pico de sierra, se está produciendo en Madrid, foco principal de la pandemia, con el 57 por ciento de los muertos, 10.575 contagios confirmados (873 más que ayer), 942 personas ingresadas en UCI (108 más que el domingo) y 2.063 curados (164 más que ayer).

El ministro de Sanidad, Salvador Illa ha vuelto a repetir que esta va a ser una semana difícil, “en la que se puede llegar al pico de la epidemia” y que hay que estar preparados y mantener la tensión porque se avecinan días “muy duros”.

TEST

En su comparecencia, Illa ha indicado que esta semana se recibirán un millón de test rápidos de diagnóstico adquiridos en los últimos días, que se suman a los 600.000 ya anunciados, y ha insistido en que se están haciendo entre 15.000 y 20.000 pruebas diarias.

Los “test masivos” comenzarán, además de con las personas que presenten síntomas de estar infectadas por el virus, con los profesionales sanitarios (más de 3.900 han dado positivo) y los grupos de riesgo, como los ancianos, sobre todo los que viven en residencias, donde el coronavirus ha hecho estragos.

Illa ha asegurado que el Gobierno está redoblando esfuerzos para movilizar todos los recursos con el fin de hacerse con el material sanitario necesario, ha insistido en que todas las comunidades pueden y deben proveerse también de ese material y ha negado que se estén bloqueando entregas , como habían denunciado algunos presidentes regionales como la madrileña Isabel Díaz Ayuso.

MORGUE

La semana que comienza volverá a ser una nueva prueba para los hospitales, sobre todo para los de las zonas más afectadas, como Madrid, Cataluña, País Vasco y La Rioja, que siguen poniendo en marcha alternativas fuera de sus instalaciones, con las UCI como objetivo prioritario.

En Madrid, ha proseguido este lunes el traslado de enfermos al gran hospital de campaña que se continúa organizando con la colaboración de la Unidad Militar de Emergencia (UME) en las instalaciones del recinto ferial de Ifema.

Paralelamente, en las inmediaciones, en el Palacio de Hielo de Madrid comienzan los trabajos para adecuarlo como morgue y hacer frente a los problemas cada vez más graves que tienen las funerarias para gestionar el número creciente y continuado de fallecidos.

CONFINAMIENTO

La Generalitat, siguiendo las demandas reiteradas de su presidente, Quim Torra, y varias entidades municipalistas de Cataluña han redoblado este lunes sus llamamientos al Ejecutivo de Pedro Sánchez para que aplique un "confinamiento total" de la población, aún más drástico que el que está en vigor.

Previamente, la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, había asegurado que es "difícil entender" las reclamaciones de cierre total de la actividad industrial en España cuando la economía ya está "muy ralentizada" y se está redirigiendo a actividades esenciales", como la agricultura, los suministros básicos o la fabricación de material sanitario.

El Gobierno, en cualquier caso, llevará el miércoles al Congreso la prórroga del estado de alarma por otros 15 días, cuya aprobación está asegurada, pese a la abstención anunciada por ERC, ya que la apoyará el PP, como ha reiterado hoy su presidente, Pablo Casado, que ha pedido mayor diligencia a Pedro Sánchez.