EFEMadrid

El repunte de la crisis del coronavirus, que supera ya los 3.000 casos y suma 84 fallecidos, ha conllevado nuevas medidas para tratar de evitar su expansión, como el cierre de colegios y espacios y eventos culturales en más comunidades, mientras amenaza la Semana Santa y las convocatorias electorales.

Madrid continúa siendo la comunidad más afectada y acumula casi la mitad de los positivos, con otros 364 nuevos casos que elevan el total a 1.388; de ahí que la sangría de suspensiones, aplazamientos y cancelaciones en los tribunales haya continuado esta jornada, en la que varios juzgados han comenzando a anular las vistas programadas.

No solo eso: en este primer día en que los padres trabajadores han tenido que apañárselas para teletrabajar con sus hijos en casa o que instituciones como el Museo del Prado han echado el cierre, la incertidumbre ha llegado al aeropuerto de Barajas, donde se mezclan estadounidenses que intentan regresar con otros viajeros que cancelan sus vuelos al país tras las restricciones anunciadas por el presidente Donald Trump.

Sin embargo, el peor escenario se dibuja en los hospitales madrileños, colapsados y con las reservas de sangre en picado. La Consejería de Sanidad de esta comunidad ha comunicado a los sindicatos la suspensión de permisos y licencias de vacaciones al personal sanitario y ha autorizado a los centros a flexibilizar las jornadas laborales según las necesidades.

Más de 56.000 personas han firmado una petición en Change.org para solicitar que los hospitales privados ofrezcan sus recursos; según la sanidad privada, a día de hoy atiende en sus centros hospitalarios de Madrid 120 casos.

El Ayuntamiento de Madrid, además de recomendar salir lo menos posible de casa, ha tomado medidas drásticas como prohibir velatorios de personas que hayan fallecido por COVID-19 o tengan síntomas de enfermedades respiratorias.

También las funerarias catalanas han decido no prestar ningún servicio de velatorio o ceremonia. Y es que en esta comunidad, que no descarta ya "ningún escenario", ha sufrido un incremento de más de 100 contagios en un solo día.

El motivo, un brote desatado en el hospital de la localidad barcelonesa de Igualada, en el que se han detectado 49 positivos, de los que 33 son profesionales sanitarios, y tres ancianos han muerto.

Según el último balance del Ministerio de Sanidad, el total de casos confirmados asciende a 3.004; hay 84 personas fallecidas por el coronavirus y otras 189 han recibido el alta.

Por detrás de Madrid, la comunidad con mayor número de positivos es País Vasco (346), seguida de Cataluña (260) y La Rioja (220). Les siguen Andalucía y Castilla-La Mancha, ambas con 115; Comunidad Valenciana (94); Castilla y León y Navarra, las dos con 92; Aragón (64), Canarias (51), Asturias (49), Galicia (35), Murcia (26), Baleares (22), Extremadura (19) y Cantabria (16).

El avance del coronavirus ha llevado a otras autonomías a seguir la recomendación lanzada por el Gobierno de suspender las clases, una medida que ya habían adoptado las más afectadas. Así, a lo largo del día han ido comunicando que tomaban esta decisión, desde mañana o a partir del próximo lunes, Galicia, Asturias, Murcia, Cataluña, Canarias, Navarra, Aragón, Cantabria, Comunidad Valenciana, Extremadura y Castilla-La Mancha.

La pandemia ha irrumpido incluso en el Consejo de Ministros, donde la titular de Igualdad, Irene Montero, ha informado de que ha dado positivo en las pruebas, lo que ha obligado a que todos sus compañeros de Gabinete tengan que hacérselas, y al vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, a guardar cuarentena.

De hecho, la reunión extraordinaria de hoy se ha celebrado con 14 ministros presididos por Pedro Sánchez, quien ha explicado en una rueda de prensa telemática un plan de medidas excepcionales para tratar de mitigar el impacto de esta crisis y que permitirá movilizar hasta 18.225 millones de euros este año.

Por la misma razón se ha anulado la comparecencia del responsable de Sanidad, Salvador Illa, en el Congreso, cámara que ha suspendido su actividad hasta el próximo 24 de marzo, cuando se celebrará un insólito pleno para convalidar dos decretos leyes del Gobierno con la única asistencia obligada de los portavoces que vayan a intervenir en la sesión.

En el Senado, Carmen Leyte Coello ha dado el segundo positivo en las filas populares después del de la diputada Ana Pastor; no obstante, el Senado celebrará una sesión plenaria el próximo martes para ratificar, como único punto, un acuerdo sobre la adhesión de Macedonia del Norte a la OTAN.

Tampoco ha pasado de largo el coronavirus por la Zarzuela: los reyes se han sometido al test como medida de prevención indicada por las autoridades sanitarias en virtud de las recientes actividades públicas que han mantenido don Felipe y doña Letizia.

Ni por los vestuarios del Real Madrid de fútbol y de baloncesto, que están en cuarentena tras confirmarse un positivo de uno de sus jugadores, por lo que no podrán disputar sus partidos de LaLiga ante Eibar ni de Liga de Campeones frente al Manchester City.

Tras provocar la suspensión de las Fallas, el coronavirus hace peligrar ahora la celebración de la Semana Santa: la Junta de Castilla y León ha pedido al Gobierno y a la Conferencia Episcopal que se suspenda en esta comunidad, y en Sevilla, el alcalde, Juan Espadas, y el arzobispo, Juan José Asenjo., han mantenido un encuentro para trabajar de forma conjunta de cara a estos festejos.

La incertidumbre se extiende también a las próximas convocatorias electorales en el País Vasco y Galicia el próximo 5 de abril; el lunes, el lehendakari, Iñigo Urkullu, ha llamado a todos los partidos con representación parlamentaria para tomar una decisión. Hasta entonces, ningún partido va a hacer campaña.

Mientras, el presidente de la Xunta y líder del PP gallego, Alberto Núñez Feijóo, ha anunciado que su partido suspende todos los actos y ha pedido al resto hacer lo mismo. EFE

ada/ram

(foto) (vídeo) (audio)