EFEMadrid

La policía comenzará este lunes a hacer controles aleatorios en el perímetro de las 37 zonas afectadas en Madrid por las nuevas medidas de restricción de movilidad pero no será hasta 48 horas después cuando multe a los infractores de la norma.

Los controles aleatorios y puntuales se realizarán en las calles o salidas de metro de estas áreas con una alta incidencia de contagios y que concentran a más de 855.000 habitantes, quienes no podrán salir más que para cuestiones imprescindibles, como ir a trabajar, acudir la universidad o cuidar a un mayor.

Además, la Comunidad proporcionará formularios en su página web para que los ciudadanos afectados puedan justificar sus movimientos y también podrán hacer declaraciones juradas (ellos mismos se autorresponsabilizan de que van a hacer determinada gestión).

Este domingo se ha reunido el Plan Territorial de Protección Civil (Platercam) para coordinar la aplicación de las nuevas órdenes sanitarias, a la que han asistido entre otros los consejeros de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, y de Justicia, Enrique López, respectivamente; el delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, la delegada del área de Seguridad del Ayuntamiento de Madrid, Inmaculada Sanz, y responsables de los ayuntamientos afectados por las medidas aprobadas por el Gobierno regional.

Durante la celebración de este encuentro, miles de madrileños afectados por las nuevas limitaciones se han manifestado en las calles de los distritos y municipios afectados, pidiendo la dimisión de la presidenta Isabel Díaz Ayuso y acusando al PP de orquestar confinamientos "segregadores, injustos e ineficaces".

En la ciudad de Madrid, más de doscientos policías locales se moverán por sesenta puntos aleatorios para garantizar el cumplimiento de la norma, según la portavoz municipal y delegada de Seguridad del Consistorio madrileño, Inmaculada Sanz.

Estos agentes se centrarán en tres aspectos: restricciones de movilidad, de actividades como el cumplimiento de horarios y de aforos en comercios y hostelería, y tratar de garantizar que se respetan las cuarentenas por parte de las personas con PCR positivas.  

Además del trabajo policial, Sanz ha recalcado que el Ayuntamiento va a "volcar" sus servicios para ayudar a las personas más vulnerables para que puedan cumplir el aislamiento.

Durante el encuentro de las administraciones local, estatal y autonómica, el delegado del Gobierno en Madrid ha ofrecido su apoyo a la región para atajar la pandemia: las fuerzas y cuerpos de seguridad "han cumplido de forma ejemplar durante la pandemia y lo harán con la misma proporcionalidad y profesionalidad" en los próximos días.

En estos momentos aún se está definiendo el número total de efectivos que participarán en el dispositivo de la Guardia Civil, Policía Nacional y Policía Municipal, que se desplegará en los próximos quince días; transcurridas ese tiempo Madrid analizará la evolución de la situación epidemiológica y actuará en consecuencia.

En cuanto a los controles "aleatorios y dinámicos" que solo durante las primeras 48 horas tendrán carácter informativo, ha explicado que "si la implicación y entrega de los servicios de seguridad y emergencias resulta fundamental para doblegar al virus, no lo es menos el papel" de los ciudadanos.

"Reconocemos el esfuerzo, sacrificio y colaboración demostrados por el conjunto del pueblo de Madrid en estos meses críticos. Pero la batalla no ha terminado. Tampoco podemos poner un policía en cada esquina, en cada calle o en cada uno de los hogares de nuestros barrios y ciudades para hacer cumplir la orden de la autoridad sanitaria", ha recalcado.

Por su lado, el delegado del Gobierno en Madrid ha afirmado que las administraciones públicas "están en deuda permanente" con algunos distritos de la capital y municipios del sur de la región, "en algunas ocasiones abandonados", y tienen "la obligación de reequilibrar la Comunidad" una vez pasada la pandemia.