EFEEl Cairo

Varios países árabes y la institución de referencia del islam suní, Al Azhar, han condenado los ataques contra tres iglesias y objetivos turísticos en Sri Lanka, en el Domingo de Resurrección, que han causado al menos 207 muertos y 450 heridos.

El Ministerio de Exteriores de Egipto condenó los atentados y los calificó de "despreciables y brutales actos que han tenido como objetivo a personas inocentes en lugares de culto".

Asimismo, señaló que esos ataques "no van a conseguir sus fines" y mostró su apoyo a Sri Lanka y las condolencias a las familias de las víctimas.

También el Ministerio de Exteriores iraquí condenó "de la forma más firme" las explosiones que sacudieron Sri Lanka y aseguró que este "ataque criminal demuestra que el terrorismo no tiene religión, ni patria, y tiene como objetivo la vida de todos".

Además, pidió a todos los países que aumenten sus esfuerzos y la cooperación conjunta para luchar contra el terrorismo.

Por su parte, el Ministerio de Exteriores de Arabia Saudí condenó la "serie de explosiones terroristas que ha dejado decenas de muertos y heridos inocentes".

En un comunicado, destacó la "necesidad de unir los esfuerzos internacionales para acabar con el terrorismo, que amenaza la seguridad y la estabilidad en todos los lugares del mundo sin excepción".

Por su parte, la institución religiosa Al Azhar, que es el principal referente del islam suní en Oriente Medio, mostró su rechazo en un comunicado.

"No puedo imaginar cómo un ser humano puede atacar a los (fieles) pacíficos en su día de celebración", declaró el gran imán de Al Azhar, Ahmed al Tayeb, quien trasladó a los heridos sus deseos de recuperación.