EFEBarcelona

Los presos independentistas han acogido con alegría la noticia de que las juntas penitenciarias han propuesto su pase al tercer grado, aunque han recordado que siguen encarcelados y que desean su puesta en libertad.

Las juntas de tratamiento penitenciario de las cárceles de Lledoners, Puig de les Basses y Wad-Ras han propuesto conceder el tercer grado a los presos independentistas y, aunque esta decisión todavía tiene que ser ratificada por la secretaría de medidas penales del Departamento de Justicia, todo indica que la decisión será favorable.

El presidente de ERC y exvicepresidente del Govern, Oriol Junqueras, afirma en su perfil en Twitter: "Un paso más, pero seguimos siendo presos políticos" y "queremos la libertad a través de la amnistía, porque somos inocentes".

Junqueras añade que los presos independentistas no renunciarán a sus convicciones y a sus objetivos "por mucha injusticia que apliquen".

El exconseller Josep Rull (PDeCAT) afirma también en Twitter: "Con nuestras convicciones más fuertes que nunca, seguimos, pero que nadie se equivoque: estamos hablando de una clasificación penitenciaria. El tercer grado es prisión".

El también exconseller del PDeCAT Jordi Turull ha reaccionado a la noticia con un breve comentario en Twitter: "Seguimos y con mayúsculas. Libertad presos políticos y exiliados".

La exconsellera Dolors Bassa, de ERC, afirma que "ahora falta la decisión de instituciones penitenciarias" y añade: "Puede ser un soplo de aire fresco, pero no es definitivo" ya que "yo quiero, necesito y espero la libertad. Continuo siendo una presa política sea con el grado que sea".

Jordi Cuixart, presidente de Òmnium Cultural, asegura: "Hicimos lo que teníamos que hacer y sigo totalmente convencido de la legitimidad de la lucha no violenta y la desobediencia civil como instrumentos para transformar la sociedad".

Cuixart añade también en Twitter: "Ningún tribunal nos impedirá ejercer derechos fundamentales. Libertad presos políticos. Autodeterminación".

Desde el ámbito de las instituciones, los partidos y las entidades independentistas, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, afirma en Twitter que "nunca deberían haber sido juzgados" ni "haber entrado en prisión" y tampoco "tendrían que seguir" en la cárcel, por lo que "¿tercer grado? ¡Libertad!", responde.

Pere Aragonès, vicepresidente del Govern y coordinador nacional de ERC, cree que se trata "de una buena noticia" pero añade que "son nueve inocentes que no deberían estar en prisión" y que "ante una sentencia injusta de un Tribunal Supremo que sólo ha buscado la venganza, la única solución definitiva es la amnistía".

Desde la CUP, se afirma en su perfil en Twitter: "Nunca tendrían que haber entrado en la cárcel, y por esto seguiremos exigiendo la amnistía de todos los presos políticos" aunque "celebramos que se les conceda el tercer grado y que nos los podamos encontrar bien pronto en las calles".

El vicepresidente de Òmnium, Marcel Mauri, apunta que, "en contra del criterio de Amnistía Internacional, de la ONU y del 80 % de los catalanes, Jordi Cuixart y el resto de presos políticos fueron condenados por haber defendido la autodeterminación y los derechos fundamentales".

Para la ANC, "el acceso al tercer grado es un derecho penitenciario, un pequeño respiro para sus familias, pero de ninguna forma una solución". EFE

cs/mg