EFESaná

El Ministerio de Salud de los rebeldes hutíes informó hoy de que el número de muertos por el bombardeo ayer de la coalición árabe en el norte del Yemen aumentó a 51, entre ellos 40 menores, mientras que los heridos ascienden a 79 personas.

"El numero de muertos ha subido a 51, entre ellos 40 niños, y el de heridos a 79, entre ellos 56 niños", indicó el portavoz de este ministerio de los rebeldes, Yusef al Hadari, y añadió que también hay "desaparecidos y no identificados".

Un bombardeo de la coalición árabe contra vehículos en un mercado de Saada causó ayer una carnicería en esa provincia del norte de Yemen.

La mayoría de las víctimas viajaban en un autobús y eran alumnos de una escuela que se desplazaban para realizar actividades de verano, según diversas fuentes.

Fuentes hospitalarias confirmaron que entre los muertos y heridos también había vendedores y clientes del mercado de Dahian.

El portavoz de la coalición, Turki al Malki, confirmó que la alianza de países suníes llevó a cabo el ataque en Saada, que calificó como "acción militar legítima contra los elementos que planearon y llevaron a cabo el ataque contra civiles en la noche de ayer en la ciudad de Yazán", en el suroeste de Arabia Saudí.

En ese ataque murió un civil y once resultaron heridos.

Ayer el secretario general de la ONU, António Guterres, condenó el bombardeo del Yemen y demandó una investigación independiente de lo ocurrido.

Esta no es la primera vez que la coalición árabe que actúa en el Yemen contra los rebeldes hutíes golpea objetivos civiles y causa víctimas entre los ciudadanos del país vecino.

El conflicto armado en el Yemen comenzó en 2014, cuando los rebeldes hutíes ocuparon Saná y otras provincias, y se recrudeció en 2015 con la intervención de la coalición árabe a favor de las fuerzas leales al presidente yemení, Abdo Rabu Mansur Hadi.