EFEKabul

Los talibanes aseguraron hoy que las conversaciones sobre el retiro de las tropas extranjeras en Afganistán, que centran las reuniones en Catar con la delegación de Estados Unidos, avanzan con "mucho cuidado", sin que se haya decidido aún sobre un proyecto de acuerdo.

"La actual ronda de conversaciones en Doha está avanzando paso a paso. Como el tema en cuestión es inmensamente crucial y delicado, su progresión se lleva a cabo con mucho cuidado y vigilancia", declaró en un comunicado el portavoz talibán, Zabihullah Mujahid.

En las primeras rondas de conversaciones, celebradas en enero entre la delegación estadounidense y un equipo político de los talibanes, "se llegó a un acuerdo sobre el retiro de las fuerzas de ocupación" y "la prevención" de que Afganistán sea utilizado como territorio para dirigir ataques terroristas contra otras naciones, señaló en la declaración.

Sin embargo, "hasta ahora no se ha llegado a una decisión sobre ningún acuerdo o documento", añadió.

Actualmente se lleva a cabo la quita ronda de reuniones entre los equipos en Catar y las negociaciones tratan "sobre los detalles y la naturaleza de estos dos temas", indicó el portavoz.

En este sentido, desestimó las informaciones que apuntan a una supuesta decisión de los equipos de avanzar en un documento para el acuerdo, asegurando que las "predicciones" sobre este asunto son "infundadas".

El pasado jueves, el diario estadounidense "The New York Time" desveló un supuesto plan del Pentágono que, asegura, ha sido presentado en las negociaciones de paz para un Gobierno en Kabul que comparta el poder con los talibanes y de acuerdo al cual todas las tropas estadounidenses desplegadas en Afganistán se retirarán entre los próximos tres y cinco años.

Las reuniones de las delegaciones, que tiene lugar en Catar desde el pasado lunes, son la quinta ronda de negociaciones entre EEUU y los insurgentes con el objetivo de alcanzar un acuerdo que ponga fin a 17 años de conflicto armado en Afganistán.

En los últimos meses, las partes han mantenido contactos en los Emiratos Árabes Unidos y Catar, si bien los insurgentes se han negado a sentarse a la mesa con el Gobierno afgano y han abogado por hablar sólo con Washington.

El Gobierno afgano controla alrededor de un 55 % del territorio de Afganistán y los talibanes dominan en torno al 11 %, mientras que el resto del territorio está en disputa, según datos del inspector especial general para la Reconstrucción de Afganistán (SIGAR), del Congreso de Estados Unidos.