EFEBarcelona

El presidente catalán, Artur Mas, y el líder de ERC, Oriol Junqueras, han acordado adelantar las elecciones en Cataluña al 27 de septiembre con listas separadas y una hoja de ruta en común a favor de la independencia, con el compromiso de "culminar" las "estructuras de Estado" en los próximos meses.

Mas y Junqueras han alcanzado un acuerdo tras una reunión de más de cuatro horas con los máximos representantes de Asamblea Nacional Catalana (ANC), Òmnium Cultural y Asociación de Municipios por la Independencia (AMI) -Carme Forcadell, Muriel Casals y Josep Maria Vila d'Abadal, respectivamente-, con los que se han fotografiado en la Galería Gótica del Palau de la Generalitat.

Los partidos de la oposición catalana han criticado la decisión de Mas, y el Gobierno central ha considerado que "Cataluña no necesita elecciones", sino que se atienda "a los problemas de los ciudadanos".

A partir de este anuncio electoral con una antelación insólita de casi nueve meses, se abre en Cataluña un largo periodo de precampaña, en el que Mas y Junqueras quieren "culminar" las "estructuras de Estado" antes de concurrir, por separado y en listas de partido, en las elecciones del 27 de septiembre.

Esta es una fecha simbólica para Mas, porque será el primer aniversario de la firma del decreto de la consulta del 9 de noviembre, y a la vez supone que el primer día formal de la campaña electoral sea el 11 de septiembre, la Diada de Cataluña.

Con este calendario, el Parlamento de Cataluña se disolverá en agosto, de manera que Mas y Junqueras se dan 7 meses para "consolidar" las "estructuras de Estado" que se han impulsado en los últimos años, sin entrar en detalles.

El presidente catalán ha asegurado que la hoja de ruta en común para los próximos meses con Junqueras está "muy avanzada" y que ésta permitirá que los programas electorales de CiU y ERC tengan "toda una columna vertebral" compartida, y no sólo un punto en común, a favor de la independencia de Cataluña, lo que convertirá los comicios en una votación sobre la secesión.

En este sentido, Mas ha reiterado que el objetivo principal es seguir con el "proceso político de transición nacional" para llegar "hasta la victoria" de la independencia

El presidente de la Generalitat ha pedido "disculpas" porque se haya "deteriorado" en las últimas semanas el clima en el bloque soberanista, aunque ya haya terminado "la pesadilla" y se haya restaurado "el pacto de unión".

Para ello, Mas ha admitido que ha cedido en su apuesta de lista única para aceptar finalmente la propuesta de ERC de listas separadas con una hoja de ruta compartida, pero ha subrayado ante este hecho que "el fracaso hubiese sido el 'no acuerdo'", que es lo que querían "los adversarios".

Por su parte, Junqueras también ha admitido "cesiones" para alcanzar un acuerdo, ya que ERC reclamaba elecciones antes de las municipales de mayo, pero ha confiado que aplazarlas hasta septiembre sirva para aumentar el apoyo a la independencia.

Con los flecos del acuerdo aún por cerrar en los próximos días, Mas y Junqueras se han comprometido a intentar un pacto para los presupuestos de la Generalitat de 2015, en tramitación parlamentaria sin tener apoyos suficientes, y también han dicho que "priorizarán" los entendimientos entre CiU y ERC a nivel municipal tras las elecciones de mayo.

Con este acuerdo, los catalanes están llamados a las urnas el próximo 27 de septiembre en las terceras elecciones autonómicas en menos de 5 años, tras las de noviembre de 2010 y las anticipadas de 2012, en las que se impuso el actual presidente catalán.

Con el anuncio del presidente de la Generalitat, Cataluña vive una situación insólita hasta ahora: los partidos conocen la fecha electoral (27 de septiembre) con casi nueve meses de antelación, con lo que se prevé una larga precampaña y campaña electoral.

La ANC, Òmnium Cultural y la AMI, que pedían comicios en marzo, se han mostrado "satisfechos" por el acuerdo para el anticipo de elecciones que a su juicio es "ganador" y permite "rehacer la confianza y la unidad" de las fuerzas independentistas.